Estipendios de Misa

Hoy hay más de 413.000 sacerdotes en todo el mundo y muchos de ellos, gracias a los estipendios, pueden tener un sustento para vivir dignamente y atender a su comunidad.

Ofrece una Misa

“Si no recibimos esta ayuda, ponemos en peligro la misión en estos países”

(Arzobispo Raphael Minassian, Armenia)

“Decidí encargar una Misa todos los días por la enfermedad de mi hermano Javier. Saber que había un sacerdote en un país necesitado ofreciendo una Misa por su recuperación me dio mucha paz”.

Mª José Albert, voluntaria en Ayuda a la Iglesia Necesitada.

 
Eucaristía en Ulaanbaatar, Mongolia

Solicitar la celebración de Misas a través de Ayuda a la Iglesia Necesitada es una manera preciosa de ayudar al sostenimiento de sacerdotes en países necesitados.

La Misa no se paga. Con tu ofrenda voluntaria sostienes a un sacerdote y él, en agradecimiento, ofrecerá una Eucaristía por tus intenciones. Tu ayuda hace posible que él pueda servir a su comunidad católica, alimentarla espiritualmente y generar innumerables obras de caridad a su alrededor.

Allí donde hay un sacerdote la esperanza no se pierde. Hace presente a Jesucristo en la Eucaristía, perdona los pecados, forma a los jóvenes en la catequesis…y además, genera innumerables obras de caridad a su alrededor.

Novenario

9 Misas seguidas ofrecidas por una intención particular o por el alma de un difunto.

La novena (del latín “novem”, nueve) es una devoción en la que se ofrece una Misa durante nueve días seguidos por una intención particular o por el eterno descanso de un difunto.

Gregorianas

30 Misas seguidas ofrecidas por el eterno descanso de un difunto.

Tienen su origen en el Papa San Gregorio Magno quien constató que un religioso había pasado del Purgatorio a la Gloria gracias la celebración de Misas durante 30 días consecutivos, en las que se pidió por el perdón de sus pecados.

Estipendio de Misa

Ofrece una Misa por una intención particular o por las intenciones de un ser querido.

Cuando solicitas un estipendio de Misa tu donativo se entrega a un sacerdote quien, en agradecimiento a tu generosidad, ofrece una Misa por tus intenciones.

¡Si sostienes a un sacerdote, sostienes a toda su comunidad!

Cuando solicitas la celebración de una Misa a través de Ayuda a la Iglesia Necesitada, con tu donativo, contribuyes al sostenimiento de un sacerdote y a su labor misionera.
 
En agradecimiento a tu generosidad, el sacerdote ofrecerá una Misa por tus intenciones.