Asesinan a un sacerdote en Beira, Mozambique

› El padre Landry Ibil Ikwell, natural de Congo, estaba a cargo de un centro para invidentes

 

21/05/2019

ACN.- El pasado domingo 19 de mayo ha sido asesinado el padre Landry Ibil Ikwel, de 34 años de edad, en Beira, Mozambique. Hasta el momento la policía no ha proporcionado ninguna información, solo ha confirmado la noticia y ha asegurado que el homicidio se llevó a cabo con un machete.

En el mes de mayo de 2019, se han producido otros tres atentados contra cristianos en en el continente africano. En Burkina Faso, yihadistas atacaron una iglesia y una procesión mariana donde fueron asesinados diez personas en total. Y en República Centroafricana, la misionera española Nieves Sancho fue atacada y asesinada en su misión cerca de Berbérati, en el suroeste del país.

El padre Landry Ibil Ikwel, sacerdote asesinado en Beira, Mozambique.

El Padre Landry fue ordenado sacerdote el 7 de febrero de 2016 en Kinshasa (República Democrática del Congo) y era miembro de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María, y director del Instituto para ciegos de Beira, en la región central de Mozambique.

Según fuentes locales, varios individuos aparecieron en la casa de la Congregación de los Sagrados Corazones en Beira. Dijeron que querían dar el pésame por la reciente muerte de otro de los sacerdotes de la comunidad. El padre Landry estaba solo, les abrió y entonces le retuvieron, haciéndole beber ácido y le hirieron con un machete, dándole por muerto. El sacerdote consiguió ponerse en contacto con un compañero que le llevó al hospital, falleciendo a las pocas horas.

“Ante la muerte de nuestro hermano Landry Ibil Ikwel, en el hospital de Beira (Mozambique), después de un ataque brutal en la casa de la comunidad en Beira, unimos nuestros corazones a los de nuestros hermanos y hermanas en África en el dolor, en la oración y en la confianza en el que murió violentamente en la cruz perdonando a sus agresores. Le pedimos al Señor que dondequiera que la muerte busque prevalecer, en lugar de eso, prevalezca la vida”.

Esta es la declaración de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María enviada a la Agencia Fides sobre la trágica muerte del padre Ibil Ikwel.