Atentado en iglesia de Nigeria: “13 muertos y 26 heridos”

› Mons. Okeke, Obispo de Nnewi, relata el trágico ataque perpetrado en la iglesia de San Felipe en Ozubulu

10/08/2017

por Marta Petrosillo

ACN.-“No tengo ningún motivo para pensar que se haya tratado de un atentado contra la Iglesia”. En una conversación telefónica con Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), Mons. Hilary Paul Odili Okeke, Obispo de Nnewi, Nigeria, relata el trágico atentado perpetrado en la mañana del domingo en su diócesis, en el interior de la iglesia de San Felipe en Ozubulu.

Durante la Misa de las seis de la mañana, unos hombres armados abrieron fuego en el interior de la iglesia católica. “Algunas personas murieron en el interior de la iglesia, mientras que otras fallecieron en el hospital o en el trayecto en ambulancia. Por ahora, el balance es de 13 muertos y 26 heridos”, ha informado el prelado a ACN.

Según Mons. Okeke, la tragedia guarda relación con cuestiones de carácter local y no debe interpretarse en ningún modo como un acto terrorista. “No tengo ningún motivo para pensar que tras este atentado esté Boko Haram u otro grupo. No creo que haya sido un ataque contra la iglesia, sino que, simplemente, ha tenido lugar en el interior de una iglesia”.

Momentos después del atentado en las afueras de la la iglesia de San Felipe en Ozubulu, Nigeria

Ayer el Obispo visitó a los heridos y a las familias de las víctimas en dos hospitales. “Me he reunido con cada una de ellas y he intentado consolarlas. He dicho a todos mis creyentes que continúen confiando en Dios. Hechos como este pueden ocurrirle a cualquiera y en cualquier momento. Nosotros solo podemos dejarlo todo en manos de Dios y seguir Su voluntad”.

Sin duda, el atentado en la iglesia ha alarmado a la comunidad local. En el sur de Nigeria, que es mayoritariamente cristiano, no se registran atentados de este tipo. “Existe una gran preocupación, pero, no obstante, a la Misa que celebré ayer en la iglesia de San Felipe acudieron muchas personas”.

Poco antes del inicio de la celebración llegó el telegrama de condolencias del Papa Francisco. “Fue una sorpresa, no me esperaba recibir un mensaje del Santo Padre. Se lo leí inmediatamente a mis creyentes, que se han quedado profundamente impresionados por la cercanía del Pontífice, que les ha transmitido consuelo en un momento tan trágico”.

Ahora Mons. Okeke está ocupado en organizar la ayuda a los heridos y a las familias de las víctimas mortales, por lo que pide ayuda a todos los cristianos del mundo. “Pero, ante todo, pedimos a nuestros hermanos en la fe que recen por nosotros, por las víctimas e incluso por los atacantes. Esta es la primera cosa que pedimos: oración, oración, oración”.