Curar a “una sociedad distorsionada, cubierta de sangre y corrupta”

› Nigeria afronta la violencia, una crisis económica paralizante y la amenaza de hambruna en el noroeste

17/03/2017

ACN.- La cabeza de los católicos en Nigeria ha lanzado un impactante llamamiento en favor de la paz y el diálogo mientras su país afronta la violencia, una crisis económica paralizante y la amenaza de hambruna en el noroeste, donde siguen sucediéndose los actos de violencia.

Este llamamiento tiene lugar en un momento de fuerte tensión a raíz del atentado suicida de tres terroristas que murieron el viernes, 3 de marzo, tras hacer detonar explosivos bajo camiones cisternas cargados de combustible en las afueras de la ciudad de Maiduguri, en el noroeste del país. Afortunadamente, no hubo más víctimas mortales.

En su mensaje de Cuaresma, el Arzobispo de Jos, Mons. Ignatius Kaigama, dibuja una escena impactante de la situación, pero también hace hincapié en que la fe puede ayudar a tender puentes y a curar a una sociedad fracturada.

Cristianos de Nigeria celebran la eucaristía

Los grupos militantes del delta del Níger reemprendieron su campaña terrorista contra las compañías energéticas en agosto de 2016. En relación con informes que aseguran que la crisis económica nigeriana es la peor de las últimas décadas, el portavoz del Parlamento, YakubuDogara, señaló el mes pasado que la recesión permanente de Nigeria es debida a las actividades de las milicias de la región.

Por su parte, el Arzobispo Kaigama, presidente de la Conferencia Episcopal Nigeriana y de la Conferencia Episcopal Regional de África Occidental, recalcó la necesidad de entablar un diálogo para resolver esta situación.

Nigeria lleva mucho tiempo bajo el efecto de la violencia. Desde 2009, el grupo islamista Boko Haram se dedica a sembrar el terror, sobre todo, en el noroeste. El balance de esta violencia son al menos 20.000 muertos y más de 2,6 millones de desplazados. Pese a que las tropas del Gobierno han ido liberando a zonas del control de estos islamistas, los ataques siguen sucediéndose. Además, la violencia de Boko Haram ha hecho surgir tensiones entre cristianos y musulmanes, pero la Iglesia ha lanzado iniciativas para promover la armonía entre los dos grupos religiosos.

Entre los nuevos proyectos anunciados por AIN a finales de febrero está el apoyo a talleres sobre el Islam y el diálogo interreligioso en la Diócesis de Osogbo.

El Arzobispo Kaigama hizo hincapié en la necesidad de que los cristianos vivan abiertamente su fe y de que den testimonio de ella con su forma de vida: “Nuestra religión cristiana nos enseña a ocuparnos de los demás, y a superar el mal con el bien”.