Mujeres de vida consagrada: Donde están ellas, hay alegría

› Consuelan, enseñan y rezan sin esperar nada a cambio porque se saben mensajeras del Amor con mayúsculas

25/04/2019

ACN.- Cada día en todo el mundo, más de 660.000 mujeres dan su vida a Dios, en la oración y la entrega a los demás, según el Anuario Estadístico de la Iglesia. Muchas de estas religiosas además están fuera de sus países, movidas por la vocación a la que han sido llamadas, o en lugares donde los conflictos armados y la pobreza han lacerado las vidas de millones de personas. Son una presencia callada, pero que sostiene la esperanza y llevan el amor de Dios allí donde más se necesita.

El Papa Francisco ha señalado en muchas ocasiones que “donde hay religiosos, hay alegría”. Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) es testigo directo de ello. Por este motivo, la Fundación Pontificia ha lanzado esta campaña para aumentar su compromiso con las congregaciones religiosas femeninas, presentes en los cinco continentes; para contarte sus necesidades y cuánto podemos hacer por ellas.

Una hermana de la Caridad de San Vicente de Paúl atiende a una persona enferma, en la casa de Cheshire, India. (ACN)

ACN recibe anualmente más de 800 peticiones de proyectos para la subsistencia, formación, construcción o transporte para religiosas. En total, más de 11.000 se benefician de nuestra ayuda en 85 países.

En zonas de guerra como Irak, Siria, la República Centroafricana o Sudán del Sur, o de catástrofes naturales, como el reciente ciclón en Mozambique, muchos conventos y monasterios se han visto destruidos o severamente dañados. Sin el apoyo a la reconstrucción de esas estructuras, el trabajo de las religiosas en estas regiones sería casi imposible.

Si bien el número de vocaciones está disminuyendo, especialmente en Europa y América, se registra un continuo aumento en África y en Asia.  Razón por la cual los proyectos de formación para religiosas y novicias en estos dos continentes suman más del 80% de los proyectos financiados en este ámbito por ACN y que benefician a más de 5.700 hermanas.

De acuerdo con su carisma y su historia, la Fundación presta especial atención a las comunidades de vida contemplativa femenina. Como decía el Papa Francisco en la Constitución apostólica “Vultum Dei Quaerere”,  ellas representan “el corazón orante” de la Iglesia y “desde el silencio del claustro generan frutos de gracia y misericordia”. Según la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, el número de religiosas contemplativas en el mundo es de cerca de 40.000, la mitad de las cuales están en Europa. Es por esto que el 80% de los proyectos de Ayuda a la Iglesia Necesitada benefician a religiosas de clausura situadas en los países de Europa del Este, todavía en gran necesidad económica y espiritual por su pasado comunista.