Nuevo llamamiento del Papa. Ayudar a los cristianos perseguidos en Oriente Medio y el mundo

› Sus palabras han sido a propósito de la Jornada en favor de los cristianos perseguidos organizada por los Obispos de Polonia y la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada

10/11/2017

ACN.- El Papa Francisco ha alzado su voz nuevamente por de los cristianos perseguidos, especialmente en Oriente Medio. El nuevo llamamiento del  Papa ha sido a propósito de la Jornada en favor de los cristianos perseguidos organizada por los Obispos de Polonia y la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, institución que fue promovida por el Papa Pío XII,e iniciada por el P. Werenfried en 1947, para ayudar a la Iglesia católica en países necesitados, de persecución por la fe y también para ayudar a  los miles de refugiados por esta causa.

Papa Francisco llega a la Plaza de San Pedro(Ecclesia Digital)

«El próximo domingo, por iniciativa de la Conferencia Episcopal Polaca y de la Asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada, celebrarán la novena Jornada de Solidaridad con la Iglesia Perseguida, sosteniendo espiritual y materialmente a los hermanos y hermanas de Oriente Medio.

¡Gracias por ello!

Que vuestras oraciones y vuestras ofertas sean una ayuda concreta y un signo de unión para con todos los que en el mundo sufren por el nombre de Cristo».

Estas han sido las palabras del Santo Padre en su encuentro semanal que esta vez coincidió con el día en que en la Basílica vaticana recuerda a los Santos Mártires. Francisco recuerda a los cristianos perseguidos aún hoy dirigiéndose a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados:

«La memoria hodierna de los Santos Mártires cuyas reliquias están custodiadas en la Basílica de San Pedro, acreciente en ustedes, queridos jóvenes, vuestra atención al testimonio cristiano aun en contextos difíciles; que los ayude a ustedes, queridos enfermos, a ofrecer vuestros sufrimientos para sostener a los tantos cristianos perseguidos; que los aliente a ustedes, queridos recién casados, a confiar en la ayuda de Dios y no solo en vuestras capacidades».