“Recemos por la Iglesia perseguida en Eritrea”

› Este ha sido el llamamiento de los obispos de África tras la visita de la  Association of Member Episcopal Conferences in Eastern Africa (AMECEA), al país

17/11/2017

ACN.- La Iglesia en Eritrea continúa siendo perseguida. El padre Ferdinand Lugonzo, ha pedido oraciones, pues “el gobierno confisca las propiedades eclesiásticas, no permite la construcción de iglesias y amenaza la existencia misma de la Iglesia”. El Secretario General de la Association of Member Episcopal Conferences in Eastern Africa (AMECEA), ha explicado el mensaje de solidaridad para los cristianos eritreos que ha sido enviado por una delegación de AMECEA, resaltando el fuerte testimonio de fe de los miembros del clero, religiosos y laicos, elogiando su fortaleza al resistir en un entorno difícil y pidiendo oraciones por la Iglesia perseguida en Eritrea.

“Actualmente, cinco seminaristas están en prisión – afirma el p. Lugonzo – al parecer por cuestiones relacionadas con el servicio militar obligatorio”.

Cristianos de Eritrea en la inauguración de la capilla en la villa de Shakat

Tras la visita de la asociación a Eritrea que concluyó el pasado 5 de noviembre, fue enviado el mensaje de solidaridad, en que indican que se reunieron con los responsables y los laicos de la iglesia católica y con  “líderes civiles del gobierno a varios niveles”, como “los responsables de otras comunidades religiosas”.

En sus palabras animan a “todas las comunidades religiosas en Eritrea a tratar de trabajar en armonía para promover el bien común” y rinden homenaje “al testimonio de fe y a los sacrificios de los primeros misioneros que plantaron las semillas de la fe en el país”.

La agencia Fides cita otras declaraciones de la delegación al señalar que las autoridades locales aprecian los esfuerzos de la Iglesia Católica, junto con otras comunidades de fe, por el bienestar de los eritreos, pero al mismo tiempo ha señalado “con gran preocupación que la Iglesia actúa en un ambiente muy difícil”.

Asimismo han pedido al gobierno de Eritrea que garantice un ambiente favorable “para que la Iglesia desempeñe su propio papel en el desarrollo de la población”. Especialmente la Association of Member Episcopal Conferences in Eastern African ha expresado su preocupación sobre los obstáculos para construir no solo iglesias, sino también residencias para el clero y los religiosos por lo que describen como “factores externos”.

La delegación de la AMECEA estaba encabezada por Su Exc. Mons. Thomas Msusa, Arzobispo de Blantyre (Malawi) y Vice Presidente del Comité Ejecutivo de la AMECEA. Formaban parte también Su Eminencia el Cardenal John Njue, Arzobispo de Nairobi (Kenia); Su Exc. Mons Michael Didi, Arzobispo de Khartoum (Sudán); Su Exc. Mons. Joseph Anthony Zziwa, obispo de Kiyinda-Mityana (Uganda); Su Exc. Mons. John Baptist Odama, Arzobispo de Gulu (Uganda); p. Ferdinand Lugonzo, Secretario General de la AMECEA.

Forman parte de la Association of Member Episcopal Conferences in Eastern African los obispos de Eritrea, Etiopia, Kenya, Malawi, Sudán del Sur, Sudan, Tanzania, Uganda, y Zambia, con Gibuti y Somalia como miembros asociados.