Oración por los cristianos de Irak

Los cristianos de Irak están al borde de la desesperación y el miedo. Temen nuevos enfrentamientos en su territorio entre chiítas y suníes o entre Irán y Estados Unidos, como ocurrió la semana pasada.

Como minoría discriminada, llevan décadas sufriendo más aún que el resto de la población, las guerras y conflictos que siguen destrozando el país.

Tus oraciones tienen un valor infinito. 

Puedes contribuir y mostrar tu apoyo encendiendo simbólicamente una vela para unirte a esta campaña de oración.

0
velas encendidas
 

ORACIÓN POR LOS CRISTIANOS DE IRAK

Señor, escucha la llamada de Tus hijos de Irak que, aunque con inmensa fe en Ti, les asalta a veces la desolación y el miedo.

Escucha la oración de los que, desde los inicios del Cristianismo, a orillas del Éufrates y del Tigris, en la tierra de Abraham, nunca cesan de alabar y glorificar el nombre de Tu Hijo.

Haz que todos los altares de Irak vuelvan a acoger, con libertad, el Sacrificio del Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor.

Que vuelvan a tañer con fuerza todas las campanas de las iglesias.

Acoge de manera especial a los cristianos que fueron expulsados de sus casas y despojados de sus bienes, pero han perseverado en su fidelidad a Ti.

Concede a este pueblo glorificar a sus mártires y ten en cuenta la entrega y valentía de los que unieron el sacrificio de sus vidas a tu sacrificio en el Gólgota.

Inunda de paz a los perseguidores e infunde en ellos el arrepentimiento y el deseo de perdonarse y de pedir perdón.

Ahora que se han ido los que profanaron santuarios y destruyeron cruces e imágenes santas, permite que el árbol de la paz dé fruto abundante entre los gobiernos para los que ahora vuelven y para las generaciones venideras.

Amén.

“Nuestro pueblo necesita la certeza, la tranquilidad, la esperanza y la creencia de que Irak puede ser un país pacífico para vivir, en lugar de ser víctimas y recibir daños colaterales sin fin”, nos ha dicho Mons. Bashar Warda, arzobispo católico caldeo de Erbil (Irak).

Mons Warda pide “la acción urgente de la comunidad internacional para utilizar su influencia y calmar las tensiones” y nos suplica oraciones “para que la paz y el diálogo sean el camino elegido por los distintos gobiernos”.

Leer noticia completa

Mons. Bashar Warda, arzobispo católico caldeo de Erbil, Irak. (ACN)