Oración por África

La violencia del terrorismo yihadista, los asesinatos a cristianos y los desplazamientos forzosos han aumentado drásticamente en África. Mientras en 2020 la pandemia del COVID-19 paralizaba al mundo entero y daba un vuelco radical a nuestras vidas, África hacía frente además a un vía crucis estremecedor: el terror y la violencia del yihadismo. Los religiosos, sacerdotes y catequistas permanecen con miles de cristianos que sufren las consecuencias del trauma.

6,3 millones de personas se han visto obligadas a huir y a perder todo, para salvar sus vidas. La Iglesia católica de África se encuentra entre las víctimas, pero sobre todo es una importante fuerza de apoyo, reconciliación y curación para todos los que sufren la violencia.

Únete en oración por todas las víctimas de persecución en África

 

Tus oraciones tienen un valor infinito. 

Puedes contribuir y mostrar tu apoyo encendiendo simbólicamente una vela para unirte a esta campaña de oración.

0
velas encendidas
 

ORACIÓN POR ÁFRICA

Padre nuestro y Padre de todos los hombres, acuérdate especialmente de nuestros hermanos africanos. Acoge bajo tu manto protector a este continente que, desde el verde de sus selvas y de su naturaleza, clama por justicia, paz y libertad, sin saber quizás que tu Hijo Jesucristo puede darle todo esto y mucho más.

Creador nuestro, Rey de la Paz, concede la paz a todos los pueblos que sufren el odio, el rencor y el racismo. Hazles sentir tu presencia protectora, para que puedan superar las consecuencias de los desastres naturales que frecuentemente afectan al continente, como son plagas y sequías. Sobre todo dales un corazón generoso a los africanos que más tienen, para que ejerciten la solidaridad y la caridad con aquellos que viven sumidos en la miseria y la marginación.

Reúne a todos los hijos de este continente que una vez fue cristiano, en la Iglesia fundada por tu Hijo. Que todos los que no conocen a Jesús sean atraídos por su luz. Que todos los que han sido atraídos por esta luz, proclamen la Buena Nueva a través de su vida.

Tú que enviaste tu Espíritu Santo sobre los apóstoles en Pentecostés para encender sus corazones con ardor misionero, mantén hoy también el ardor de los apóstoles, para que anuncien la palabra con firmeza en el continente africano. Que la Ley de la Caridad gane los corazones de todos los africanos y los una, para que todos canten la Gloria del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén