Covid-19: Las religiosas que luchan contra el coronavirus en Burkina Faso 

 

Alrededor de una cuarta parte de la población de Burkina Faso es cristiana, y poco más del 60% de los 20 millones de habitantes son musulmanes. El país de África occidental ha sido considerado durante mucho tiempo como un modelo de convivencia pacífica entre religiones. Sin embargo, desde 2019 están sufriendo una tremenda crisis de terrorismo con graves ataques yihadistas contra las comunidades cristianas. 

Cerca de 1 millón de personas han huido, 2.300 escuelas han sido cerradas y la vida de la Iglesia ahora está severamente restringida.

 
DATOS DEL PROYECTO
  • Tipo de proyecto: Sostenimiento de religiosas
  • Ayuda aprobada: 19.300 € 
  • Ref.: ID 2002084

Dona ahora »

 

Varios sacerdotes ya han sido asesinados. La atención pastoral se ha detenido por completo en algunas áreas debido a los ataques violentos. Los sacerdotes y las religiosas ya no pueden moverse libremente para cuidar a los fieles en las aldeas; algunas parroquias han sido cerradas por razones de seguridad.

La Iglesia en Burkina Faso, con la crisis de terrorismo, pobreza extrema, persecución religiosa, emergencia humanitaria de desplazados, y la pandemia de coronavirus, nos necesita más que nunca para poder sobrevivir. 

Los cristianos están muy presentes y activos en los campos de la salud y la educación, gracias a las diversas congregaciones de hermanas religiosas católicas que trabajan para servir a toda la sociedad. En particular, las religiosas desempeñan un papel excepcional en el acompañamiento de las mujeres, que en la cultura africana a menudo tienen que soportar una gran carga.

En este contexto de inseguridad la gente de Burkina Faso debe enfrentarse ahora a la crisis del coronavirus. Burkina Faso experimentó sus primeros casos de coronavirus el 9 de marzo de 2020 y desde esa fecha, el número de contagios ha seguido aumentando cada día. Algunos se han curado pero también ha habido muchas muertes.

› Hermanas de Notre Dame du Lac de Bam, esperanza para los más necesitados

Las Hermanas están haciendo una tremenda labor en el campo de la educación y sanidad, y juegan un papel fundamental en el acompañamiento de mujeres, especialmente vulnerables, defendiendo su dignidad y derechos, sobre todo atendiendo a las más jóvenes. Viven en zonas rurales con la población más pobre, a la que dan apoyo espiritual y social.

En el contexto de inseguridad y de la pandemia estas hermanas están atendiendo a familias que viven en campos de desplazados, o hacinados en condiciones tremendas, hasta 20 o 30 personas viviendo en una misma habitación. Les ayudan a afrontar el virus, forman sobre medidas de higiene, y les dan asistencia espiritual. También están llevando la Comunión a algunas personas ancianas. 

La mayoría de estas familias sobreviven gracias a la generosidad del pueblo y del apoyo de la Iglesia. Debido a la pandemia y al deterioro generalizado de la situación económica, las familias se encuentran abandonadas.

Para ayudar a las Hermanas de Notre Dame du Lac de Bam a cuidar a las comunidades más vulnerables, ACN se compromete a proporcionar una ayuda de subsistencia para cada una de las 105 monjas de la congregación. El presupuesto total se estima en 19.300 €.

› La diócesis de Fada N’ Gourma también te necesita

Recibimos muchos testimonios de hermanas que trabajan en el ministerio de salud en esta diócesis de Fada N’Gourma. Nos explican cómo participan ellas en la prevención y la lucha contra Covid-19.

La Hna. Claire Belem cuenta, “Trabajo en la farmacia de capellanía, enferma. Es una farmacia donde los pobres vienen a buscar medicamentos. En mi lugar de apostolado vivimos el confinamiento a través de la implementación de medidas de barrera: uso de máscaras y dispositivos de lavado de manos para pacientes que acuden a la consulta, respeto por la distancia de un metro entre cada paciente”.

La Hna. Marguerite Valea dice: «Mi ministerio consiste en visitar a los enfermos en el hospital, así como a los ancianos en casa. Cristianos y no cristianos. Les escucho, oramos juntos y trato de aportarles consuelo. En este momento de crisis, llevo jabón a las familias y a los enfermos les transmito la esperanza en que se recuperen».

Para las Hermanas de Fada N’Gourma ACN se ha comprometido a ayudar con 20.000 € para una docena de congregaciones de hermanas que trabajan en todos los sectores de la pastoral parroquial: catequesis, formación espiritual, acompañamiento de grupos religiosos, formación sobre la promoción humana integral de niños y mujeres y visitas a enfermos en el hogar o en hospitales.

Ante la creciente violencia registrada en Burkina Faso en los últimos cinco años, ACN ha financiado siete proyectos en todo Burkina Faso con 100.000 euros.

Entre ellos destaca la formación de 83 futuros sacerdotes en las diócesis de Dori, Kaya, Fada N’Gourma y Tenkodogo, la ayuda al sustento de 10 religiosas que trabajan en la diócesis de Dori y el apoyo mediante programas de radio a nivel nacional dirigidas a la población desplazada y en zonas precarias.

Tú puedes ayudar a la Iglesia de Burkina Faso a continuar su labor

Haz un donativo

 

Ayuda de emergencia para cerca de 20.000 familias cristianas de Siria

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha decidido financiar un gran proyecto de emergencia para favorecer a casi 20.000 familias cristianas que tratan de sobrevivir y hacer frente a las duras...

Becas de estudio para los jóvenes cristianos de Siria

El sistema de educación en Siria es bastante deficiente desde que estalló la guerra en 2011. Los jóvenes quieren seguir estudiando con la esperanza de encontrar trabajo cuando la paz se...

Restauración de una iglesia y construcción de una gruta para la Virgen en Homs, Siria

El convento de San Elías en Homs, centro de peregrinación de miles de cristianos, sufrió graves daños durante los años de guerra en Siria. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha colaborado en...

Apoyo a la pastoral juvenil de la Diócesis de Faisalabad

Ser cristiano en Pakistán es complicado, más para los jóvenes. Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya estas iniciativas de pastoral con tus donaciones para fortalecer la fe de los más jóvenes.