Padre José Enkh-Baatar, primer sacerdote de la pequeña comunidad católica de Mongolia

“Esta misa, esta liturgia eucarística es para mí un don mucho más grande todavía"