» TESTIMONIO: 50 conventos de clausura rezan y nos alientan ante el coronavirus

En todo el mundo.

› Conventos de clausura de distintas partes del mundo y a los que normalmente ayudamos, han iniciado hace semanas un auténtico maratón de oración por todos nuestros benefactores, voluntarios y por los enfermos y víctimas del Covid-19.

Desde Haití, país golpeado por aquel terrible terremoto y por múltiples ciclones, desde su pobreza, su miedo y necesidad endémica nos dicen: «Estamos rezando todos los días por los benefactores de ACN y agradecemos la ayuda que nos han prestado». En Venezuela, donde aún resuenan los ecos de nuestra preciosa campaña de Navidad decía una señora: «Si no nos mata el hambre nos matará el coronavirus», pero pese a ello rezan por nosotros. En India, pequeños grupos cristianos, rezan el rosario todas las tardes a las 19 horas, por nuestras intenciones. En la golpeada Siria los cristianos no paran de mandarnos mensajes de apoyo: «Necesitamos ayudarnos mutuamente, levantarnos el ánimo y todo pasará» y también rezan el rosario diario por nosotros. Y, finalmente, desde nuestra hermana Cuba, el Obispo de Santa Clara cuando le preguntan por los proyectos que se dejarán de cubrir por esta crisis nos dice: «Son muy necesarios, es verdad, pero estoy seguro que la Providencia de Dios madruga más que el sol. Dios nos ayudará a salir adelante”.

Hna. Justiniana en la residencia de mayores "María, Madre de Misericordia” en Leópolis / Lemberg en Ucrania occidental

En Ayuda a la Iglesia Necesitada nos hemos propuesto desencadenar un aluvión de oraciones, de acuerdo con nuestro carisma fundacional, pues la oración es para ACN un pilar de su labor. Por eso hemos acudido al “corazón orante” de nuestra Iglesia. Nos han respondido a esta petición carmelitas, benedictinas, dominicas, clarisas y cinco comunidades masculinas de más de 30 países donde los cristianos sufren discriminación o violencia, como Nigeria, Chad, Marruecos, Sri Lanka o Burkina Faso, o en países donde las dificultades económicas se han visto potenciadas por la pandemia del Coronavirus, como Ecuador, Venezuela o Ucrania. Se han unido religiosas que ni siquiera tienen dinero para comprar jabón porque en sus países son artículos de lujo o sacerdotes, que llevan semanas sin recibir manutención para vivir. 

Creemos firmemente que lo primero que dará frutos de gracia es la oración. La mayoría de las comunidades contemplativas, además de comprometerse en la iniciativa, han enviado mensajes de solidaridad:

Las clarisas de Indonesia dicen: “Prometemos que incluiremos sus intenciones en nuestras oraciones. Sabemos que  muchos benefactores son personas de avanzada edad y viven solos. Por eso, rezamos una oración también por todos los benefactores. ¡Que Dios los guarde y los acompañe!”.

Las carmelitas de Buea (Camerún) escriben: “Por supuesto que rezamos con ustedes para que pase esta terrible pandemia y para que la gente vuelva a Dios. En África será muy difícil controlar esta pandemia. Pero no nos desanimamos, porque Cristo es nuestra esperanza. Creemos en Aquel que dijo: ‘En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo’.

Desde Ayuda a la Iglesia Necesitada hemos lanzado una campaña internacional de emergencia para sostener a sacerdotes y religiosas frente al coronavirus. La Fundación ha prometido 5 millones de euros para las comunidades religiosas y sacerdotes de Oriente Medio, Hispanoamérica, Asia, África y Europa Oriental. 

 Tú puedes ayudar a estas religiosas que rezan por todos nosotros en medio de la pandemia

Dona ahora »

 

70 años del “milagro” de Vinkt: el amor venció al odio

A los tres años de su fundación, Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) fue testigo de un hecho insólito en la localidad belga de Vinkt. 10 años antes, en 1940, en plena II Guerra Mundial,...

Siria se enfrenta al COVID-19 con un sistema de salud deteriorado

Las familias cristianas de Siria han vivido 9 años de guerra y aún no han terminado de reconstruir su vida. Ahora se enfrentan a la pandemia del COVID-19 que se suma a sus...

Religiosas que rezan y se entregan sin descanso ante esta pandemia

Miles de religiosas de vida activa o contemplativa en los países más necesitados, dedican día y noche a rezar y ofrecer sacrificios por el fin de la pandemia y se entregan en cuerpo y...