»TESTIMONIO:

Cartas de agradecimiento de todo el mundo

› Muchas cosas serían imposibles sin la ayuda de ACN

«La gratitud es la única respuesta digna al regalo de Dios»: con estas palabras, un sacerdote de Brasil resume su gratitud por el apoyo que presta ACN. Durante estos días, están llegando a la fundación docenas de cartas de agradecimiento procedentes de todo el mundo, que sobre todo dejan una cosa clara: ¡La ayuda de ACN surte efecto!

En la selva tropical de Papúa Nueva Guinea se necesita tener buenos nervios… y un medio de transporte robusto. Por eso, el padre Martín Prado de Vanimo está encantado con el Land Cruiser que han financiado los benefactores de ACN:

«Estamos fundando las primeras parroquias en esta zona. Ya tenemos siete nuevas comunidades, hemos construido y bendecido sus iglesias, edificios muy sencillos y humildes pero hermosos a los ojos de Dios».

En el continente africano, los desafíos para los cristianos son especialmente variados. Las religiosas del convento de Notre Dame du Sacré-Coeur en Mbandaka, República Democrática del Congo, que trabajan allí como enfermeras, se enfrentaron este año a numerosos ataques.

Por la noche, bandidos violentos entraron en el convento, que no estaba suficientemente protegido.

Sor Philomène Iketa está ahora especialmente agradecida a los fondos que ACN ha proporcionado para asegurar su convento con una valla contra tales crímenes: «Cuando llamamos a su puerta, nos respondieron generosamente. Rogamos al Señor que haga fructífera su noble misión para que puedan seguir ayudando al pueblo de Dios que sufre necesidad en todo el mundo».

Mientras tanto, en el vecino Camerún, Arthur Blanchard Ngono, uno de los 25 seminaristas de la diócesis de Kribi, expresa su gratitud por poder continuar su formación sacerdotal gracias al apoyo de ACN:

«Nos ha ayudado en un momento económico muy difícil.  Pero no es solo su ayuda financiera en la crisis económica, causada por la pandemia del Covid-19, lo que me gustaría agradecerle, sino el hecho de que también transmitan un mensaje: siempre se trata de llevar la carga de los débiles»

Nuestra ayuda incluye el sostenimiento de comunidades religiosas

En particular, 2020 ha supuesto un reto especialmente difícil, pero la ayuda que ACN ha podido proporcionar a las comunidades de todo el mundo ha sido recibida con especial alegría y gratitud. Las numerosas cartas de agradecimiento son una fuerte motivación para continuar este importante trabajo el próximo año.

Sé parte de esta labor,

tú puedes aportar a los proyectos más urgentes de la Iglesia necesitada en el mundo

Dona ahora »