»Familia de Irak: la huida y el vuelta a su tierra

› Se vieron obligados a dejar todo atrás y huir de Qaraqosh

 

En agosto de 2014, en medio de la noche, Musa, su esposa y sus seis hijos, entre ellos, su hija Miray, se vieron obligados a huir de Qaraqosh, que hasta ese momento había sido la ciudad cristiana más grande de Iraq. Dejaron todo atrás y buscaron refugio en Erbil.

Regresaron a casa en noviembre de 2017.

“Me sorprendió cuando vi nuestra ciudad nuevamente. Tantas cosas fueron destruidas. Fue particularmente devastador encontrar nuestra casa completamente vacía. Todo había sido robado ”, recuerda Musa.

Aún no sabe quién saqueó y dañó su casa. Pasaron los siguientes años en un pequeño piso que tuvieron que compartir con otra familia. Su alquiler, al igual que el de miles de otras familias cristianas, fue pagado por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN). La familia no habría podido permitírselo por sí misma. Con la ayuda de ACN, la casa de Musa volvió a ser habitable.

Afortunadamente, el daño estuvo dentro de los límites. Hubo que renovar las ventanas y puertas, pintar las habitaciones. Ellos mismos han reemplazado los muebles. Ahora se sienten otra vez en su hogar Sin embargo, ahora se sienten como en casa

«Estoy profundamente agradecido con los benefactores por su ayuda. No hubiéramos podido regresar a casa sin su ayuda».

La hija de Musa está de acuerdo con su padre. Miray tiene 25 años. Trabaja como enfermera en el hospital local.

 

Tú puedes apoyar proyectos de ayuda para familias perseguidas de Irak 

Dona ahora