» TESTIMONIO: Mártires del siglo XXI

 El padre Dennis Osuagwu asesinado en Nigeria

En los últimos años Nigeria ha ocupado los primeros puestos del mundo en cuanto a persecución de cristianos

Dennis Osuagwu, era un sacerdote nigeriano de la congregación de los Claretianos, dedicados a la evangelización, entre otras cosas, a través de la educación. El padre Dennis apareció muerto en una carretera próxima a Nekede, en el sureste de Nigeria el 15 de agosto de 2015. Le habían dado por desaparecido unas horas antes, su cuerpo fue encontrado con signos de violencia. 

El sacerdote desarrollaba su labor en la diócesis de Owerri y era profesor en el Instituto Politécnico de Imo, un centro pionero en la enseñanza superior para jóvenes y adolescentes del país. En los últimos años Nigeria ha ocupado los primeros puestos del mundo en cuanto a persecución de cristianos, con cifras de miles de bautizados desplazados e incluso asesinados, iglesias destruidas y centros de enseñanza atacados.

El principal factor de persecución es el crecimiento del integrismo religioso en zonas del norte del país, en particular debido a la acción del grupo yihadista terrorista Boko Haram.

Sin embargo, el caso del padre Osuagwu ha sido una incógnita, pues el sacerdote se encontraba muy lejos de las zonas de control de este grupo terrorista, por lo que se barajó desde el principio esta hipótesis como motivo del crimen. 

Lo que se conoce del caso es que el misionero claretiano acababa de celebrar misa en una parroquia al sur de Owerri y fue interceptado en su coche cuando regresaba a la residencia de la comunidad. El área forma parte de la zona del Delta del Níger, rica en petróleo, el principal motor económico del país, primer productor en África. 

Existen en el lugar mafias y bandas organizadas que extorsionan a los pequeños propietarios de tierras y desarrollan actividades ilegales conectadas con el tráfico ilegal de esta materia prima. Estos grupos de crimen organizado también realizan ataques, robos violentos y secuestros, teniendo como objetivo todo aquel que se oponga a sus actividades. En el pasado otros sacerdotes y líderes religiosos han sufrido también amenazas y han sido perseguidos por sus denuncias públicas y su acción en defensa de los más desfavorecidos. Quizá este pueda ser uno de los motivos del crimen del padre Osuagwu, aunque aún se desconocen las causas.

El sacerdote nigeriano Dennis Osuagwu se dedicaba a la educación de jóvenes

Dos meses antes del asesinado del sacerdote, el P. Goodwill Onyeka y su hermano corrieron la misma suerte que el misionero claretiano. En la misma región de Nigeria, hace un mes, otro sacerdote, el Padre Francis Ugoo Egbebu, fue secuestrado y retenido por un grupo de delincuentes durante cuatro días. La intervención de los agentes locales permitió su liberación.

En el funeral del padre Dennis, su obispo exhortó a los fieles a perdonar a los asesinos, más aún cuando se estaba celebrando por entonces el Año de la Misericordia en toda la Iglesia universal.

Un sacerdote miembro de la familia añadió en declaraciones a la Agencia Fides: ”A partir de ahora, recemos a este mártir de la fe en Jesucristo”. 

Los Misioneros Claretianos también recordaron al al padre Osuagwu en el capítulo general que fue celebrado pocas semanas después de su muerte: “Recordamos al P. Dennis Osuagwu y a todos los misioneros claretianos que han dado su vida por responder a la llamada de Dios.”

Cita del Papa: “Quiero expresar aquí mi agradecimiento de corazón, porque en medio de tantas pruebas y sufrimientos la Iglesia en Nigeria no cesa de testimoniar la hospitalidad, la misericordia y el perdón.

¿Cómo podemos olvidar a los sacerdotes, religiosos y religiosas, misioneros y catequistas que, a pesar de indecibles sacrificios, nunca abandonan a su rebaño, sino que se mantienen a su servicio como buenos y confiados heraldos de la palabra de Dios?

A ellos, muy especialmente, quiero expresar mi solidaridad, y decirles: ¡No se cansen de hacer lo que es correcto!” Carta del Santo Padre a los obispos de Nigeria,17/3/2015.

Muchas personas sufren día a día persecuciones por su fe, en especial los consagrados a Dios, ¿nos ayudas con un donativo para los sacerdotes en zonas conflictivas?

Dona ahora »

Cinco años de los asesinatos de los mártires en Libia

Han pasado 5 años desde el martirio de 21 cristianos en Libia. Conoce el testimonio de su fortaleza y las palabras de sus familiares tras lo ocurrido.

Una vocación que vale la vida, P. Andrea Santoro

El P. Andrea Santoro fue un sacerdote que promovía el diálogo entre cristianos y musulmanes, fue asesinado en 2006 en un atentado terrorista. Conoce su testimonio de fe y la fortaleza de...

«Todo es mucho menos difícil cuando sabes que Dios está contigo»

El Padre Ángel Orellana es el párroco de San Javier en la diócesis de San Felipe en Venezuela, una zona muy precaria donde sirve a los más pobres. Conoce su testimonio.