» TESTIMONIO: Mártires del siglo XXI

Padre Luis Pereira, asesinado cuando en su sacristía

El sacerdote Luis Pereira fue asesinado el 15 de julio de 2015 en Montería, Colombia, por un indigente, cuando se estaba preparando para celebrar la Eucaristía.

De nuevo, los ministros y líderes de la Iglesia son víctimas de la violencia común incluso en países de mayoría católica. Colombia es uno de estos lugares donde la Iglesia tiene una importante presencia social y cultural, pero que no está exenta de la amenaza de las extorsiones y agresiones de parte de la guerrilla, el narcotráfico, el crimen organizado y la violencia. Es más, en muchos casos, los sacerdotes, religiosos y religiosas son el objetivo por su fuerte denuncia social y su ejemplo de vida entregada a los más desfavorecidos.

El padre Luis Pereira era uno de estos testigos del amor de Cristo entre los más necesitados. Su vocación como sacerdote, descubierta desde joven, le había empujado desde pronto a tener una vida de oración y apostolado singular, especialmente en el ámbito de la educación. El compromiso social le había llevado incluso a presentarse como alcalde de la ciudad de Montería, donde vivía, para poner freno a la corrupción y los males sociales, muchas veces favorecidos por la política. Llegó a ganar las elecciones, gracias a la enorme confianza de sus vecinos, pero tuvo de dejar el cargo al poco tiempo por su condición de sacerdote. 

La noticia de su asesinato, cuando tenía 76 años, conmocionó a toda la ciudad y a la Iglesia diocesana de Montería y de la región colombiana de Santander, Colombia, de donde era originario. Murió degollado en la sacristía cuando se disponía a celebrar la Eucaristía. Un indigente con problemas mentales, que había increpado varias veces en la calle el padre Pereira, entró amenazándole con un trozo de cristal diciendo que él era el diablo y el sacerdote era Dios. 

Luis Pereira, como recordaron durante la celebración de su funeral en la Catedral de San Jerónimo de Montería, había sido

“el rector del colegio Seminario Juan XXIII, capellán del colegio Sagrada Familia, párroco de la Iglesia de La Castellana, Costa de Oro y del barrio El Recreo.

Amigo de todos y al final, abandonado injustamente por muchos cuando terminó su periodo como alcalde”.

P. Luis Alfonso León Pereira asesinado en Colombia

Luis Alfonso León Pereira, su nombre de pila, había nacido el 25 de febrero de 1939 y marchó como misionero a Montería en 1967, cuando tenía 28 años. Para ese entonces ya era sacerdote e hizo de aquel lugar su tierra, y de sus feligreses, sus amigos. Según fuentes locales, se ganó la confianza de todos muy rápidamente. Era un cura de hablar claro y pausado. Un hombre tranquilo a quien le gustaba enseñar. Así lo recuerda el padre Darío Peinado, de la Diócesis de Montería. “Lo conocí en el año 76 cuando yo estaba en el seminario.

Era luchador, convencido de sus ideales, cívico, centrado y lo mejor, todo lo hacía con entusiasmo”.

Otro sacerdote que lo conoció fue el padre Gustavo Castaño, cuando en el año 1981 estudiaba en el Seminario Juan XXIII y el padre León era rector del colegio. “Estábamos en la cancha cuando vimos sobre nuestras cabezas una avioneta. Supimos después que la piloteaba el padre León. Fue un hombre polifacético: ciclista, narrador radial de la vuelta a Colombia y hasta torero en Cereté. Encabezó los cartelones de las corridas de búfalos en La Ye, Sahagún”.

Quienes también lo recuerdan con cariño son las hermanas Terciarias Capuchinas del Colegio La Sagrada Familia, donde el Padre León fue capellán. El arzobispo Carlos José Ruiseco, desde Barranquilla, recordó que el Padre León “sirvió a la comunidad de forma intrépida y original… Lo conocí en 1977 cuando regentaba con su característico don de gentes el colegio Seminario Juan XXIII y mi contacto más reciente con él fue cuando planeábamos publicar un libro”.

Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya proyectos para que la lucha de los cristianos perseguidos en el mundo no sea en vano

Dona ahora »

 

El Padre Fernando Meza, asesinado en Colombia

El sacerdote fue asaltado y asesinado por dos delincuentes cuando estaba llegando a su casa.

Campamentos de verano en Crimea: la pobreza está más cerca de lo que se cree.

La situación económica de Crimea va de mal en peor. Ayuda a la Iglesia Necesitada organizó campamentos de verano como respuesta a esto.

El padre Joaquín Hernández, secuestrado y asesinado en México

El sacerdote de la diócesis de Saltillo, en el noreste de México fue secuestrado y apareció asesinado el 12 de enero de 2017.