»TESTIMONIO:

“El Señor es nuestra fe y esperanza”

Raafad Gajo, cristiano de Irak

› Es casi imposible para estos cristianos volver a vivir en su ciudad de origen

“Me llamo Raafad Rafael Gajo tengo 36 años. Soy de Qaraqosh, en la Llanura de Nínive. Soy hijo único de una familia cristiana de la Iglesia siro-católica de Irak. No conocí a mi padre pues murió en la guerra contra Irán cuando mi madre estaba embarazada de siete meses, de mí. Actualmente vivo con ella.»

Los cristianos de Irak son grandes defensores de nuestra fe en Cristo, pese a las dificultades y hostilidades de la vida. Después de la liberación de la Llanura de Nínive que estaba en manos del grupo terrorista Daesh, algunos han vuelto a sus casas con la esperanza y confianza en que el Señor está siempre con ellos para empezar una vida nueva, pero no ha sido fácil.

«Es muy duro y casi imposible para nosotros como cristianos volver a vivir en Qaraqosh, ya que la ciudad quedó destruida totalmente.», cuenta Raafad

Sus casas, iglesias y todos los lugares sagrados fueron quemados, arrasados y robaron todas sus pertenencias. Muchas familias cristianas han dejado el país para buscar otra vida más tranquila, pensando en el futuro de sus hijos. Todos ellos se preguntan si será posible volver a vivir de nuevo aquí.

Pero con la cercanía del Señor y con la ayuda de muchas personas, especialmente de Ayuda a la Iglesia Necesitada, han podido reconstruir nuestros hogares y volver a nuestra región.

«Gracias por la ayuda, el ánimo y el apoyo que nos habéis dado a todos nosotros. Hemos comenzado una nueva vida para dar testimonio a todo el mundo. Gracias Dios mío, Tú nos darás la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”, concluye Raafad.

Los últimos cristianos de Irak necesitan tu ayuda para poder regresar y permanecer en sus ciudades

Dona ahora »