» TESTIMONIO: Hna. Ghazia

Religiosas que sostienen la fe de los perseguidos en Pakistán

“No es fácil vivir en un país donde los cristianos son el blanco de la violencia”

Pakistán es el país de mayoría musulmana resultante de las colonias británicas. Esto supone un problema sociocultural entre cristianos y musulmanes ya que existen leyes teocráticas del Islam, lo cual ha provocado que crezca el radicalismo. 

La Hermana Ghazia vive en Pakistán, donde el 96% de la gente es musulmana. Ella pertenece a la congregación de las Hijas de San Pablo, la cual tiene la única tienda de material catequético en el país, en la que venden libros, películas y artículos devocionales, de esta manera ellas llevan a Dios a la gente. Sin embargo, hace unos cuantos años, su tienda fue dañada severamente al ser atacada por una bomba. A pesar del riesgo y la tensión de la zona, las hermanas lograron reconstruir la tienda y continuar su servicio. “No es fácil vivir en un país donde los cristianos son el blanco de la violencia y de la discriminación”.

En este país, los cristianos ocupan los peores puestos sociales y constantemente sufren ataques terroristas. Ellos son discriminados y acosados por su fe.

Hna. Ghazia, de la congregación Hijas de San Pablo en Pakistán

Además, las hermanas se encargan de la formación en la fe de los niños.

Una fe fuerte puede sacar a los jóvenes de la pobreza y llevarlos a un futuro mejor”

Ellas tienen un cine móvil que les ayuda a propagar más fácilmente la palabra de Dios. Esta congregación tiene 9 hermanas y 11 novicias, la hermana Ghazia cuenta que el ambiente en su casa es de alegría todo el tiempo. Para ellas, su confianza está en la oración pues así es como sienten el amor de Dios y es la fuente del amor que transmiten a los demás. 

Su labor extraordinaria no podría ser posible sin la ayuda de los benefactores que las sostienen.

Tú puedes ayudar a que la Palabra de Dios llegue de manera segura a estos países donde la fe es perseguida
Dona ahora »

 

El padre Dennis Osuagwu asesinado en Nigeria

El sacerdote nigeriano que se dedicaba a la educación de jóvenes y adolescentes apareció muerto en una carretera del sur del país.

Un corazón que volvió a latir gracias a los campamentos de verano en Siria

Campamentos de verano en Siria: una madre sintió que su corazón volvía a latir de nuevo.

P. Albert Toungoumale-Baba: mártir de la Eucaristía en República Centroafricana

El padre Albert Toungoumale-Baba era un sacerdote anciano que servía en la parroquia de Ntra. Sra. de Fátima de Bangui. Fue asesinado mientras celebraba misa, junto a 16 de sus feligreses.