Testimonio de heroísmo en medio de la guerra.
La  Iglesia en Centroáfrica.

Cuando el P. Gaëtan estaba en el seminario estudiando estalló el genocidio en Ruanda. En cinco meses murieron asesinadas casi un millón de personas.

Para salvar su vida se vio obligado a huir de su propio país en una travesía que le llevó a pasar todo tipo de padecimientos hasta llegar a República Centroafricana donde el prelado español Juan José Aguirre le acogió y donde pudo continuar con sus estudios en el seminario de Bangui, la capital.

En el año 2003 se ordena sacerdote y actualmente estudia un doctorado en España. Trabaja como capellán en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde ayuda a los enfermos a encontrarse con Dios. 

La elección de consagrar su vida a Cristo en un país completamente destruido, ocupado por grupos armados que saquean, matan y siembran el terror allí donde pasan aumenta su deseo de sembrar la esperanza de que Jesús está con ellos y que en medio de tanto sufrimiento se puede dar testimonio de amor, de reconciliación y de acogida, incluso a aquellos que te persiguen.

“En los momentos en los que mis fuerzas humanas me fallaban, me dirigía al Señor diciéndole: Señor ocúpate tú. Dios intervenía siempre con milagros de verdad.”

Akash Bashir, ejemplo de los jóvenes voluntarios en Pakistán

Akash Bashir y los jóvenes voluntarios de Pakistán, dan su vida para que sus hermanos puedan celebrar la Eucaristía

Religiosas Misioneras de la Caridad asesinadas en Yemen

Un ataque terrorista contra el convento de las Misioneras de la Caridad en Adén, ciudad de Yemen, el 4 de marzo de 2016, tuvo como balance 16 muertos, entre ellos 4 religiosas de la...

Sahbaz Bhatti, ministro católico de Pakistán, asesinado por oponerse a la ley de la blasfemia

Sahbaz Bhatti, laico católico, ministro de las Minorías de Pakistán fue asesinado por un comando talibán por defender a Asia Bibi y oponerse a la ley de la blasfemia en Pakistán

Familias vuelven a sus casas reconstruidas en Homs

Conoce a una de las primeras familias que ya han podido instalarse en sus nuevas casas en Siria, reconstruidas gracias a tu ayuda.