HAZ UN DONATIVO
Volver a la agenda
Cargando Eventos

Mesa redonda sobre ‘lo que hace la Iglesia guipuzcoana en África’; junto a representantes de Misiones y Cáritas internacional. En el marco de la Semana Ricardo Alberdi, organizada por el Secretariado Social de la Diócesis de Donostia-San Sebastián.

Contaremos con el testimonio de Kinga V. Schierstaedt, responsable de proyectos de África de ACN Internacional.

Parroquia San Ignacio de Gros, San Sebastián.

19.30. h.

¡Te esperamos!

África: un continente en peligro de yihadismo transnacional

En el África subsahariana se dan las condiciones adecuadas para la infiltración de ideologías islamistas. Generaciones de pobreza, corrupción, violencia entre comunidades de pastores y agricultores, estructuras estatales débiles se han convertido en caldo de cultivo de jóvenes marginados y frustrados.

El Informe de Libertad Religiosa 2021 planteaba en sus conclusiones los riesgos que se derivaban para el continente africano. Casi dos años después, los datos confirman su vaticinio. La violencia se ha multiplicado y extendido por territorios que gozaban de relativa paz. Nigeria y Mozambique siguen siendo países en que los desplazados internos se cuentan por millones.

Dña Kinga von Schierstaedt, responsable del equipo ACN de África nos cuenta que es el continente del que se recibe la mayor parte de peticiones y al que Ayuda a la Iglesia Necesitada destina casi el 30% de las donaciones. Alemana de nacimiento, de madre chilena, trabaja en la sede internacional de Königstein (Alemania). Por su cargo, recibe informes de las iglesias locales africanas y visita periódicamente distintos países. El más reciente, Nigeria, a principios de noviembre 2022.

La infiltración de extremistas islamistas, con experiencia de combate en Siria e Irak, va desde el Sahel hasta Mozambique. Alientan la creación de bandas armadas que extienden el terror en las zonas rurales. Obligan a los niños a unirse como niños soldados, se utiliza la violación de mujeres y niñas como arma de guerra. La violencia es terrible. Aunque sus víctimas son musulmanes y cristianos, estos últimos son cada vez más el objetivo preferido para imponer su tiranía. Comunidades pequeñas ven cómo sus escuelas, hospitales, templos, explotaciones agrícolas son atacadas con total impunidad. Sacerdotes, religiosas, catequistas y laicos son sus víctimas principales. 

Ir a Arriba