ACN International llama a rezar por Myanmar

› Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo de ACN Internacional, se adhiere al llamamiento del Papa Francisco a rezar por dicho país

05/04/2021

ACN.- Ante la escalada de violencia en Myanmar, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) Internacional hace un llamamiento a los cristianos de todo el mundo para que recen por este país. El presidente ejecutivo de ACN, Thomas Heine-Geldern, declaró: «Los cristianos de todo el mundo miran a Myanmar con gran preocupación. Apoyamos expresamente el llamamiento del Papa Francisco: ¡la violencia debe cesar! Recemos por ello especialmente en esta Pascua».

A mediados de marzo, el Papa Francisco pidió la renuncia a la violencia y el diálogo, ante la violencia con la que la Junta Militar está reaccionando al movimiento democrático en el país asiático. El fin de semana se produjeron los enfrentamientos más sangrientos hasta la fecha desde que comenzó el golpe de Estado el 1 de febrero. Según informa la prensa, las fuerzas de seguridad mataron a más de 100 personas. El número de víctimas desde el inicio del golpe se estima, por tanto, en más de 500 personas.

Thomas Heine-Geldern, Presidente Ejecutivo de ACN Internacional.

Enfrentamiento de militares con la gente

«Estoy conmocionado por las noticias que hemos recibido de Myanmar. La brutalidad con la que actuaron las fuerzas de seguridad, durante el fin de semana, parece ser mayor que en cualquier otro momento desde que comenzó el golpe. Armadas con material de guerra, las fuerzas de seguridad estaban aparentemente dispuestas a disparar a cualquiera que vieran en la calle», dijo Heine-Geldern.

En opinión de Heine-Geldern, no se vislumbra un final rápido del enfrentamiento. «Según los expertos, ninguna de las partes ni los militares ni el movimiento democrático está dispuesta a retirarse. Los militares creen que pueden aterrorizar a la gente para conseguir “estabilidad y seguridad”. Pero el movimiento que se está produciendo en las calles, liderado por los jóvenes, está decidido a liberar al país de la dictadura militar. Las cosas pueden todavía empeorar».

Por tanto, Heine-Geldern pide encarecidamente solidaridad espiritual. «Nuestras fuentes hablan de una necesidad extrema, interior y exterior. Necesitamos más oración. Necesitamos paz y reconciliación. Por favor, incluyan al pueblo de Myanmar en sus oraciones diarias».

Para Heine-Geldern, un motivo de esperanza es el testimonio de la Iglesia católica en Myanmar. «Las imágenes de la religiosa que se arrodilló en el camino de los militares y suplicó el fin de la violencia son conmovedoras. También fue impresionante el ejemplo del sacerdote católico que, junto con un pastor protestante, fue capaz de negociar la retirada de la policía y los manifestantes. Que su ejemplo ablande los corazones de las autoridades».

Solo un 8% de los habitantes de Myanmar son cristianos. La gran mayoría de la población confiesa la fe budista. ACN ayuda a la Iglesia católica local apoyando la formación inicial y continua de los religiosos, la formación de los sacerdotes y la catequesis de los fieles. También ayuda en la construcción y renovación de iglesias, capillas, casas parroquiales y de religiosas, así como centros eclesiales y de formación.