Padre Fadi Azar (izquierda), franciscano de la Custodia de Tierra Santa, con un grupo de voluntarios que reparten mantas y patatas. (ACN)
15 febrero 2023

Grito de auxilio de los Franciscanos en Lattakia, Siria: «Que la comunidad internacional nos ayude»

El padre Fadi Azar, de la Custodia de Tierra Santa, reparte mantas y patatas entre las familias que han perdido todo

ACN.- Continúan las voces que piden mayor ayuda internacional para Siria, bloqueada por sanciones económicas y donde las ayudas están llegando a cuentagotas para paliar la catástrofe del terremoto. Es el caso del padre Fadi Azar, sacerdote franciscano de la Custodia de Tierra Santa, párroco de la iglesia del Sagrado Corazón en Lattakia, gran ciudad costera de Siria y uno de los lugares más afectados por el seísmo.

Su parroquia y monasterio acoge a decenas de familias que se han quedado sin hogar, tienen miedo a regresar, o bien han sido evacuadas por las autoridades ante el riesgo de derrumbe de sus casas. «Como veis, hay un montón de familias en este lugar que han perdido sus casas y usan este espacio y otros de nuestro monasterio para dormir. La parroquia también ha quedado afectada. Muchas familias tuvieron que evacuar sus apartamentos, sus casas, porque no son adecuados para vivir. Así que por eso tienen que estar aquí, aunque están deseando volver», comenta el sacerdote en un vídeo grabado durante la visita de un equipo de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), que se ha desplazado hasta Lattakia para hacer llegar ayuda de emergencia y coordinar nuevos proyectos de colaboración con la Iglesia local.

También aquí acaban de recibir al cardenal Mario Zenari, Nuncio Apostólico de Siria, que acompaña al padre Azar para escuchar el testimonio de varias familias afectadas, recibir un pequeño camión de ayuda con mantas, colchones y comida que acaba de llegar, y hacer una oración frente a las ruinas de un edificio derrumbado por el terremoto. Los Franciscanos de la Custodia de Tierra Santa en Lattakia se han convertido en uno de los principales coordinadores de ayuda en esta ciudad. Junto a ellos, entre otras instituciones, está ACN. De momento, además de acoger a las familias en cualquier sitio disponible y seguro de la Iglesia, están repartiendo mantas y un sencillo alimento al que han tenido acceso: patatas.

«Que Dios os bendiga. Tristemente después de 12 años de guerra en Siria, estamos viviendo otra catástrofe: el terremoto. Pedimos a la comunidad internacional que nos ayude en estos momentos difíciles, especialmente en este invierno. Hace mucho frío, hay falta de electricidad, falta de calefacción…», clama por último el sacerdote franciscano. Su voz se une a la de toda la Iglesia en Siria, así como a otras organizaciones, pidiendo el fin de las sanciones económicas y la apertura de las fronteras para que llegue mucha más ayuda.

Según Naciones Unidas, solo en este país hay ya más de 10 millones de personas afectadas por la catástrofe, la mitad de ellas podrían haberse quedado sin hogar. Antes del terremoto, Siria era el país con mayor número de personas desplazadas, con 6,7 millones de almas viviendo fuera de sus casas aunque dentro de sus fronteras.

Ayúdanos compartiendo este contenido en tus redes sociales

Actualidad sobre la Iglesia necesitada y perseguida

JUL172024
¿Cuáles son las consecuencias de estos resultados para la comunidad cristiana?
JUL122024
ACN entrevista al Patriarca copto católico de Alejandría
JUL102024
Treinta años después de su regreso a este país del sur de Asia, donde los cristianos son una pequeña minoría
Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos