Consagrada la Catedral de Baréin, la más grande del Golfo Pérsico

› ACN apoyó en diferentes fases este importante proyecto para los cristianos de la Península Arábiga.

10/12/2021

ACN, María Lozano.- El vicariato apostólico de Arabia del Norte, que cubre Baréin, Kuwait, Qatar y Arabia Saudita, cuenta aproximadamente con 2,5 millones de católicos que son en su mayoría migrantes trabajadores de diferentes naciones y culturas. Para brindarles atención pastoral, el difunto obispo Camillo Ballin inició un proyecto audaz: la construcción de la Catedral de Nuestra Señora de Arabia, patrona del Golfo Arábigo.

El 10 de diciembre de 2021, la Catedral de Nuestra Señora de Arabia ha sido consagrada por el cardenal Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, en presencia del arzobispo Eugene Nugent, nuncio apostólico para Kuwait y Bahrein, y del obispo Paul Hinder, administrador apostólico del norte de Arabia tras el fallecimiento del obispo Camillo Ballin en mayo de 2020.

Interior de la Catedral de Nuestra Señora de Arabia, Bahréin.

Un día antes de la consagración, su majestad el rey Hamad Bin Isa bin Saman Al Khalifa, uno de los grandes promotores del proyecto y donante del terreno de 9.000 metros cuadrados, ha inaugurado el nuevo complejo. 

“La gente está muy alegre y entusiasmada por este momento histórico de la inauguración y bendición de la catedral. Pero echamos mucho de menos a nuestro obispo Camillo Ballin”, dijo el P. Saji Thomas, jefe del proyecto y párroco de la nueva catedral, ubicada en Awali, al sur de la capital del país, Manama.

El padre Saji ve en la catedral “un ejemplo paradigmático de la armonía religiosa y la tolerancia del reino de Baréin y un gran ejemplo de coexistencia pacífica para el mundo”. También la primera iglesia católica de todo el Golfo Pérsico en los tiempos modernos fue construida en Baréin en 1939, en un terreno cedido por el emir de este país.

“Recientemente, el 30 de septiembre de 2021, el representante personal del rey y presidente del Consejo Supremo para el Medio Ambiente, su alteza el jeque Abdulla bin Hamad Al Khalifa, visitó la catedral. Expresó su alegría mientras recorría las instalaciones. Quedó muy impresionado por los iconos pintados a mano y la estructura profunda. Junto con los fieles, él mismo se alegra de la inauguración de la iglesia más grande de la Península Arábiga”, explica el padre Saji a la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

“La construcción de la nueva catedral marca un gran avance en las relaciones Iglesia-Estado, también es testimonio del número cada vez mayor de católicos en la región. ACN apoyó en diferentes fases este importante proyecto para los cristianos de la Península Arábiga. Hasta ahora, solo cinco iglesias designadas formalmente atienden 2,3 millones de kilómetros cuadrados que componen el vicariato”, dice Regina Lynch, directora de proyectos de ACN. 

Recordando a Mons. Ballin, Lynch comenta: “Mostró una gran determinación a la hora de superar muchos, muchísimos, desafíos. Desde la ceremonia de la primera piedra, el 31 de mayo de 2014, han sido más de seis años de arduo trabajo y muchos retos. Estoy segura de que Mons. Ballin compartirá la alegría desde el cielo”.

Hasta ahora, Baréin tenía solo una iglesia en la capital y una pequeña capilla en los suburbios. Para los aproximadamente 90.000 católicos que viven en el país, se tenían que celebrar más de 25 misas de viernes a domingo y la iglesia estaba repleta.

“Hay una población flotante. Que va y viene por motivos laborales. Tenemos una comunidad muy internacional aquí, principalmente de India, Filipinas, Pakistán, Sri Lanka, Líbano, Palestina, Jordania, pero también de muchos países de América Latina y África. En cuanto a los ritos, tenemos latín, siro-malabar, siro-malankara, maronita, copto, etc.”, explica el padre Saji. 

Sin embargo, la catedral no está pensada sólo para los católicos en Baréin, sino para todos los católicos en la Península, que comprende un total de cuatro países. Especialmente para los de Arabia Saudita, donde no hay ni una sola iglesia para atender a los casi 1,5 millones de católicos. “En toda la Península Arábiga, pero particularmente en Arabia Saudita, la práctica pública del cristianismo está severamente restringida y limitada a los terrenos de embajadas extranjeras y hogares privados. Por eso, muchos de los cristianos que viven en este país acuden a Baréin – país fronterizo – para recibir los sacramentos y vivir la fe en comunidad”, explica Regina Lynch.

“Los cristianos de Baréin tienen una vida muy difícil. No por el gobierno, sino porque dejaron su propio país, sus familias y amigos. Muchos están solos. Entonces, sufren mucho y necesitan una formación espiritual especial que les ayude a seguir siendo lo que son, de lo contrario se pierden”, explica Regina Lynch. Especialmente ahora con la COVID, la crisis económica y las pocas oportunidades laborales, la nueva catedral es un signo de esperanza para los cristianos de toda la Península.

“La catedral de Awali tiene una cuenta con 2.300 asientos, con dos capillas y dos grandes salas con lugar para confesiones. Estructuralmente, la forma de la catedral se asemeja a una carpa en la que, según el Antiguo Testamento, el profeta Moisés se encontró con su pueblo ”, explica el padre Saji a ACN. 

Una de las capillas guarda a la patrona del vicariato apostólico de Arabia del Norte: Nuestra Señora de Arabia, la Virgen María coronada con un rosario y el Niño Jesús. En el nuevo complejo, junto a la catedral, estará también la sede del vicariato apostólico de Arabia del Norte, creado en agosto de 2012. El centro también podrá ser utilizado por otras denominaciones cristianas.

Construcción de la Catedral de Nuestra Señora de Arabia, Bahréin.
Interior de la Catedral de Nuestra Señora de Arabia, Bahréin.
Ceremonia de la primera piedra de la catedral en Bahréin.