El padre Kingsley. (Agencia Fides)
23 mayo 2023

Sacerdote secuestrado en Nigeria, el sexto caso en la misma diócesis este último año

La Iglesia pide mayor seguridad y reclama justicia para que el clero no se convierta en objetivo fácil de las bandas criminales

ACN.- El pasado 19 de mayo ha sido secuestrado el padre Kingsley Maduka, párroco de la parroquia católica de Cristo Rey, en Ezinnachi-Ugwaku, al sudeste de Nigeria. El padre Maduka pertenece a la diócesis de Okigwe, que ha informado que el sacerdote fue secuestrado mientras visitaba la recién construida capilla de adoración eucarística en el pueblo vecino de Ogii.

Solo cuatro días antes de este incidente, fue secuestrado el padre Michael Ifeanyi, también de la diócesis de Okigwe. El padre Ifeanyi fue liberado al cabo de unos días, gracias al interés de su familia. El secuestro a lo largo de las carreteras es una de las tácticas más comunes utilizadas por los secuestradores en Nigeria

Según los datos comunicados a la Agencia Fides por la Iglesia en Nigeria, en el último año, han sido secuestrados cinco sacerdotes en la diócesis de Okigwe. El caso del padre Fidelis Ekemgba, párroco de la iglesia de San Pedro en Umunohu Amakaohia, que fue secuestrado el 12 de septiembre de 2021 y posteriormente liberado, causó un gran revuelo porque, según la policía nigeriana, fue secuestrado por una banda dirigida por Izuchukwu Anoloba, pastor de la Apostolic Church of Christ de Lagos. Tras su detención declaró estar «arrepentido de mis actos, porque ahora soy una desgracia para el cuerpo de Cristo y para mi familia».

Además de los sacerdotes, las religiosas también son víctimas de secuestros, como el de cuatro religiosas de la congregación diocesana Hermanas de Jesús Salvador que fueron secuestradas cuando se dirigían a misa el 21 de agosto de 2022. Las religiosas, Johannes Nwodo, Christabel Echemazu, Liberata Mbamalu y Benita Agu fueron liberadas más tarde.

La plaga de los secuestros con fines de extorsión está muy extendida en gran parte de Nigeria. En cuanto al Estado de Imo, donde se encuentra la diócesis de Okigwe, es una de las zonas donde se producen secuestros de automovilistas con cierta frecuencia.

En cuanto a los secuestradores, además de los bandidos locales, en el estado de Imo también se acusa a bandas de pastores fulani, que, sin embargo, no son nativos del estado, sino que parecen moverse libremente, evitando los controles de las autoridades. La Iglesia local ha pedido una vez más mayor seguridad y reclama justicia para que el clero no se convierta en objetivo fácil de las bandas criminales.

Ayúdanos compartiendo este contenido en tus redes sociales

Actualidad sobre la Iglesia necesitada y perseguida

JUL192024
La situación en Tierra Santa continúa siendo dramática, sin perspectivas de mejora a corto plazo
JUL172024
¿Cuáles son las consecuencias de estos resultados para la comunidad cristiana?
JUL122024
ACN entrevista al Patriarca copto católico de Alejandría
Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos