P. Andrew Adeniyi Abayomi, durante la entrevsita. (ACN)
5 junio 2024

Supervivientes de la masacre de Pentecostés en Owo, Nigeria: «Dios me dio una segunda oportunidad»

A pesar del tiempo que ha pasado, todavía nadie ha sido llamado a comparecer ante la justicia 

ACN.- Se cumplen dos años de la masacre en la Iglesia de San Francisco Javier de Owo, en el suroeste de Nigeria. Al menos 41 cristianos fueron asesinados y más de 80 resultaron heridos. Los hechos tuvieron lugar el 5 de junio de 2022, durante la celebración del día de Pentecostés. En el ataque se produjeron varias explosiones mientras hombres armados, mezclados con los fieles, abrieron fuego en el interior de la iglesia, abarrotada durante la Misa.

Testimonios de dolor y esperanza en Dios 

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha recogido los testimonios de algunos supervivientes de la masacre, como el de Emmanuel Igwe de 35 años: “Estaba en la iglesia. Ya habíamos recibido la bendición final y estábamos esperando la procesión final del sacerdote y los acólitos, cuando escuchamos el primer disparo. Yo salí fuera de la iglesia, pensando que era una pelea, pero me di cuenta de que se trataba de otra cosa”. Después de los primeros momentos de incertidumbre, todas las señales de alarma se confirmaron y los fieles allí presentes se dieron cuenta de que estaban siendo víctimas de un terrible ataque: “Al inicio, quise escapar por otra puerta, pero vi que muchas personas ya habían sido asesinadas. Tenía miedo, estaba confundido y cansado de correr… Así que decidí también tumbarme en el suelo. Muchas personas murieron a mi lado, pero Dios me dio una segunda oportunidad». 

A pesar del tiempo que ha pasado desde el ataque, las heridas todavía siguen abiertas y son muchos los que luchan por superar el trauma por lo vivido, como afirma Emmanuel: “Este suceso realmente me ha afectado mucho. Estoy enfadado en mi espíritu, pero después pienso, ¿quién soy yo para cuestionar a Dios? Este ataque me hace fuerte en mi fe, me lleva a estar cerca de Dios. Estoy vivo y ninguno de los miembros de mi familia fue asesinado. Doy gracias a Dios por eso”.

También Thaddeus Bade Salau, de 52 años, habla con dolor de lo vivido aquel día: “Estaba tumbado en el suelo cuando uno de los pistoleros me hizo ponerme de pie junto con otros nueve feligreses, incluyendo a mi querida hija. Nos dispararon a todos, uno después de otro. Yo fui el último al que dispararon, me hirieron en la mejilla. Soy el único que sobrevivió de  los diez”. A pesar del trauma, Thaddeus lucha cada día por salir adelante y sigue poniendo su confianza en Dios: “Sin duda, es algo que jamás podré olvidar. Ha sido realmente doloroso perder a mi hija durante el ataque, pero mi fe no se ha visto afectada por ello. Pido a la comunidad internacional que nos tenga en sus oraciones y que nos brinden ayuda material y económica”.

Sin justicia para las víctimas

El obispo de la diócesis de Ondo, Mons. Jude Arogundade, ha señalado que, a pesar de que «el tiempo cura y debemos seguir adelante haciendo que la memoria de las víctimas pase a la historia», es importante conmemorar el aniversario de la masacre «recordando al mundo la maldad del terrorismo y los efectos a largo plazo que tiene sobre las personas». La diócesis sigue trabajando para que se haga justicia y se tomen medidas de seguridad para evitar que otros ataques como este vuelvan a suceder.

El prelado espera que «todas las personas de buena voluntad se unan a nosotros y nos apoyen en las oraciones para consolar a una Iglesia en duelo. Aún nos queda mucho por hacer para consolar a las víctimas».

Un parque para recordar a las víctimas

Inmediatamente después de la masacre, ACN se puso en contacto con la comunidad para ofrecer apoyo material y espiritual, pidió oraciones por las víctimas y los supervivientes, y se hizo eco de los llamamientos de la iglesia local en favor de la justicia

La diócesis presentó a ACN un proyecto para construir un monumento en memoria de las víctimas, para que esta atrocidad nunca caiga en el olvido. El plan prevé un jardín conmemorativo, donde la gente pueda reunirse para recordar a las víctimas y rezar por ellas y por la paz. ACN está contribuyendo a la construcción del memorial.

El padre Damian Ezeokafor -que habla en nombre de la diócesis de Ondo- ha explicado que «el parque conmemorativo pasará a formar parte de la historia de la Iglesia de esta comunidad, una historia que se transmitirá de generación en generación. Sin este lugar, lo más probable es que esta funesta parte de su historia se olvide o se vaya borrando con cada generación sucesiva. Este recuerdo es importante por dos razones: en primer lugar, para rezar por los fallecidos y, en segundo, para mostrar cómo esos fieles dieron testimonio de la fe cristiana con su sangre».

Los planes para el parque incluyen un espacio para un altar para que también allí pueda celebrarse la misa. En declaraciones a ACN, Margaret Attah ha dicho: «Quiero dar las gracias a los benefactores de ACN, y rezo para que Dios siga bendiciéndolos a todos ustedes».

Ayúdanos compartiendo este contenido en tus redes sociales

Actualidad sobre la Iglesia necesitada y perseguida

JUN242024
Alla Rakhi, la viuda de Nazir Gill Masih, falleció abrumada por el dolor y deprimida por la muerte de su marido
JUN202024
ACN y la Iglesia local del sur de Líbano hacen un llamamiento a la oración para que se reinstaure la paz en la región
JUN202024
ACN y la Iglesia local del sur de Líbano hacen un llamamiento a la oración para que se reinstaure la paz en la región
Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos