Tercer sacerdote secuestrado en Nigeria en las últimas semanas

› El padre Leo Raphael Ozigi ha sido raptado junto a otras 44 personas del pueblo donde realizaba su misión

02/04/2022

ACN.- El padre Leo Raphael Ozigi es el tercer sacerdote católico secuestrado durante el mes de marzo en Nigeria. Se trata del párroco de la iglesia de Santa María, en el pueblo de Sarkin Pawa, en el estado de Níger, centro norte de Nigeria. Esta región se conoce como Cinturón Central, que separa la zona norte de Nigeria predominantemente musulmán, de la zona del sur que es preeminentemente cristiana. El padre Ozigi ha sido secuestrado junto con otras 44 personas del mismo pueblo.

Según informa la Agencia Fides, el secuestro ha sido llevado a cabo por bandidos que operan en la zona. “Don Leo Raphael Ozigi ha sido secuestrado cuando regresaba a Gwada desde Sarkin Pawa después del servicio dominical”, confirma el secretario del Capítulo del Estado de Níger de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN), el pastor Raphael Opawoye.

El pueblo en la que el sacerdote ha sido secuestrado junto con otros habitantes es una de las seis localidades que han sido atacadas entre el sábado 26 y el domingo 27 de marzo en la misma región. Los bandidos llegaron en gran número e invadieron el eje de la carretera entre Kuchi y Chibani, atacando y saqueando las aldeas de la carretera, cuyos habitantes se vieron obligados a huir. Los asaltos en el estado de Níger continuaron también el 28 de marzo, cuando los bandidos atacaron la aldea de Kabo, en el área de gobierno local de Gurara, donde murieron al menos tres personas.

A principios de marzo, las autoridades locales dijeron que más de 200 delincuentes y salteadores habían muerto en una serie de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Además del padre Ozigi, otros dos sacerdotes más han sido secuestrados en Nigeria en las últimas semanas, ambos en el estado norteño de Kaduna: El padre Joseph Akete Bako, párroco de la iglesia de San Juan, en Kudenda y el padre Felix Zakari Fidson, de la diócesis de Zaria.