Ayuda a sanar los traumas del terrorismo en África

Burkina Faso, Mozambique y Nigeria

Ayúdales ahora »

› Proyectos para sanar a personas traumatizadas

La violencia extremista, los numerosos asesinatos a cristianos y los desplazamientos en masa de poblaciones enteras traumatizadas que huyen de los ataques islamistas, hacen que nuestros hermanos en la fe vivan con gran sufrimiento y desesperanza.

Huyen de la violencia y han sido testigos de atrocidades, lo que les provoca un gran sufrimiento físico y espiritual. Acuden en masa a la Iglesia en busca de apoyo y consuelo. Para que la Iglesia pueda ayudarles, necesitan formación y lugares donde atenderles. Conoce nuestros proyectos de ayuda para este fin.

DATOS DEL PROYECTO
  • Tipo de proyecto: Formación
  • Ayuda aprobada: 314.500 €
  • Ref. proyecto: ID 2002675, ID 2004063, ID 1900895

Dona ahora »

› Becas para terapia psicoespiritual para la Diócesis de Dedougou en Burkina Faso

Desde 2015, la situación de violencia en Burkina Faso ha seguido empeorándose. Los ataques terroristas se han extendido desde las zonas fronterizas del Sahel hasta el interior del país. Lamentablemente, los secuestros y masacres de la población civil son frecuentes. En particular, el año 2019 ha sido muy difícil para Burkina Faso y más aún para las poblaciones de la región del Sahel. A la fecha, esta situación de inseguridad ha provocado el cierre de más de 1.200 escuelas primarias y secundarias y ha provocado aproximadamente 765.000 desplazados internos.

En la diócesis de Dédougou, ubicada en el oeste de Burkina Faso, varios sacerdotes encuentran dificultades considerables en el ejercicio de su ministerio sacerdotal.

En algunos casos, las dificultades son tales que es necesario interrumpir la pastoral para cuidar la propia vida espiritual, humana e intelectual del sacerdote antes de plantearse un nuevo comienzo. Sin embargo, los líderes de estos sacerdotes en apuros no siempre tienen el conocimiento ni la competencia en esta área. Queremos formar al sacerdote de la Diócesis de Dédougou en el Instituto Lux Terra en terapia psicoespiritual para cubrir esta necesidad. Como sacerdote y psicoterapeuta, velará por las situaciones de la vida de sus hermanos para ayudarles a afrontar situaciones de angustia y también ofrecerles un apoyo constante.

El Instituto Psicoespiritual Lux Terra (PSI) en Kenia ofrece un curso de 2 años sobre Terapia Psicoespiritual y Consejería Cristiana para clérigos, religiosos y agentes pastorales laicos de países africanos de habla inglesa, con la aprobación previa de su Obispo. Al formarse allí, el sacerdote estará equipado para facilitar la curación y brindar apoyo de asesoramiento a los agentes pastorales y a los fieles que sufren depresión, trauma y crisis debido a pérdidas repentinas. 

Además de este proyecto, actualmente estamos apoyando la formación de otro sacerdote de Burkina Faso, un sacerdote de Burundi y una religiosa de Camerún en este mismo instituto para poder acompañar a sus fieles a raíz de los traumas de la violencia que sufren en sus países. Ayúdales »

Apoyo pastoral y psicosocial a las familias desplazadas en Cabo Delgado, Mozambique

La diócesis de Pemba, ubicada en el noreste de Mozambique tiene una población de alrededor de 2,33 millones de personas. Está dividido en cuatro regiones episcopales con un total de 23 parroquias y alrededor de 900 comunidades. El descubrimiento de yacimientos de gas natural frente al delta del estuario del Río Rovuma (2011) y los yacimientos de oro, rubíes y piedras semipreciosas han llamado la atención de empresas multinacionales. Sin embargo, en lugar de traer prosperidad y desarrollo a toda la población, el poder adquisitivo de la mayoría de los habitantes se ha reducido drásticamente. La pobreza extrema, la desnutrición, las enfermedades, la trata de personas, la prostitución, el abuso de poder y la delincuencia cotidiana han aumentado considerablemente.

Desde 2017, la situación en la región, donde la mayoría musulmana y la minoría cristiana habían vivido juntas en paz anteriormente, se ha visto agravada por una espiral de violencia que se ha intensificado aún más en los últimos meses. Por un lado, un grupo insurgente, conocido como «Al Shabaab», se ha radicalizado a través del contacto con redes terroristas yihadistas internacionales. Llevan a cabo cada vez más ataques crueles contra un número creciente de localidades. 

Por otro lado, las tropas gubernamentales, en parte apoyadas por mercenarios extranjeros, contraatacan con brutal severidad. A finales de julio de 2020, más de 2.000 personas ya habían perdido la vida y más de 250.000, tanto musulmanes como cristianos, habían huido de los distritos afectados.

De ahí que la Diócesis de Pemba esté viviendo un momento histórico de reinvención de su labor pastoral en un entorno marcado por un desastre humanitario. Las miles de personas desplazadas han sido acogidas por las parroquias de la diócesis y también en las diócesis vecinas.

Las parroquias y comunidades religiosas ubicadas en la Diócesis de Pemba son siempre lugares de referencia para quienes no tienen nada. Muchas personas se acercan a la Iglesia en busca de todo tipo de ayuda, incluido el consuelo y para afrontar el dolor y la pérdida que llevan a la necesidad de una mayor acción pastoral. Por eso es de suma importancia que en las parroquias haya personas calificadas, preparadas y dispuestas a atender a los vulnerables en tiempos de crisis. Esto se traduce en la formación diaria de sacerdotes, religiosos y agentes de pastoral en apoyo psicosocial para brindarles las herramientas para atender a estas personas necesitadas.

Queremos ayudar a la Diócesis de Pemba financiando 6 cursos para 300 participantes para formar sacerdotes, religiosos y agentes pastorales laicos en apoyo psicológico. Ayúdales »

› Centro de capacitación y asesoramiento del trauma en Maiduguri, Nigeria

Varias crisis étnicas y religiosas han sacudido a los estados del noreste de Nigeria en los últimos años; Los ataques del grupo islamista Boko-Haram merecen una mención especial. De los seis estados en los que Boko Haram está activo, la Diócesis de Maiduguri comprende casi tres estados. Esto muestra el alcance del impacto de la crisis en la diócesis.

«La crisis ha roto los valores sociales, la cohesión, las relaciones armoniosas y la resiliencia de las personas y la comunidad, dejando al tejido social vulnerable a nuevas crisis», afirma el obispo Oliver Doeme Dashe.

«Combinado con el subdesarrollo persistente y el aumento de las tasas de pobreza y analfabetismo en la región, el conflicto de Boko Haram, que provocó la destrucción de medios de vida y recursos, ha exacerbado esta situación preexistente y provocado desplazamientos y sufrimiento humano generalizados».

Después de reconocer la magnitud del daño causado por el levantamiento y los posibles efectos negativos a largo plazo, la Diócesis de Maiduguri comenzó a buscar formas de apoyar a los necesitados traumatizados y psicosociales. La diócesis envió a varios sacerdotes a estudiar psicología clínica, psicoespiritualidad y consejería matrimonial y familiar. Además, se capacitó a 50 consejeros laicos en toda la diócesis. Estos consejeros laicos ahora ofrecen ayuda en forma elemental.

Por tanto, la diócesis de Maiduguri tiene previsto crear un centro donde las víctimas de Boko Haram serán atendidas y rehabilitadas de forma integral, y donde aprenderán una profesión que asegurará su existencia y aliviará así el estrés postraumático.

Un equipo de expertos formado por un psiquiatra, dos psicólogos, dos consejeros familiares y un terapeuta ocupacional acompañará a las mujeres en una serie de consultas que tendrán una duración de entre 6 meses y 2 años, en función de las necesidades de las personas interesadas.

El equipo psicosocial lo completan expertos en costura y la elaboración del cuero (zapatos, bolsos), un catering y un formador de habilidades empresariales básicas. Son responsables de la buena educación de las mujeres, que se extiende a lo largo de dos semestres de tres meses cada uno. Dado que las mujeres dependen de la agricultura, los ciclos de formación se ajustan estacionalmente. El número de participantes está limitado a 40-50 personas. Ayúdales »

Queremos ayudar a construir el centro. El edificio debe incluir:

  • La unidad de consultoría (cuatro consultorios, una oficina, dos salones con capacidad para 40 personas)
  • La unidad de sastrería
  • La unidad de zapatería
  • La panadería
  • Una oficina central, una secretaría, una sala de recepción, 2 tiendas al aire libre, aseos, baños, etc.
  • Una capilla

La Iglesia Católica quiere y debe ayudar ahora a reconstruir las almas de las personas. La verdadera paz solo es posible cuando se sana el trauma de las personas profundamente heridas.

Tú puedes ayudar a sanar sus heridas

DONA AHORA