COVID-19: Sostenimiento de sacerdotes y vocaciones para sostener a sus comunidades

Brasil

 

› Los seminaristas necesitan ayuda para no cerrar sus puertas

La diócesis de Juína se encuentra en el estado de Mato Grosso, en la región centro-oeste de Brasil.

Desde allí nos escribía el pasado abril su obispo, Mons. Neri José Tondello, para dar las gracias a los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada y compartirnos algunas preocupaciones relacionadas con el COVID-19. 

No faltan las vocaciones en su diócesis: “Tuvimos la ordenación al diaconado del seminarista Luis Carlos y la ordenación sacerdotal en 2019 del P. Ernesto, hoy rector del seminario menor de San José.»

 
DATOS DEL PROYECTO
  • Tipo de proyecto: Sostenimiento de sacerdotes

  • Ayuda aprobada: 10.427,59 €

  • Ref. proyecto: ID 2001391

Dona ahora »

 

«Tenemos jóvenes en los seminarios mayor y menor. Os agradecemos vuestra ayuda para que podamos sostenernos y seguir formando a los futuros sacerdotes de la diócesis de Juina”.

El seminario menor es también en estos tiempos de pandemia, casa de caridad: “Todos los días ofrecemos comidas para las personas que viven en la calle. Los sacerdotes del mañana necesitan experimentar la pobreza en su proceso formativo. Sin embargo para que este seminario continúe, necesitamos recursos. La diócesis iba a asumir este año el 100% de los gastos pero debido al coronavirus, solo se podrá hacer cargo del 65% pues la situación se ha vuelto muy incierta. Si no obtenemos ayuda, tendremos que cerrar el seminario en julio por falta de dinero. Monseñor Tondello apela a la generosidad de los benefactores de Ayuda a la Iglesia Necesitada y les asegura oraciones por sus intenciones. Si contribuyes al sostenimiento de estos sacerdotes, el seminario no tendrá que cerrar sus puertas.

› Cuidando a los más pobres

También desde la diócesis de Juína nos escribe el P. Jeferson Slussarek. Su parroquia está formada por comunidades ribereñas que viven en la orilla del río y subsisten de los productos de la tierra y la pesca. Para ellos celebra la Santa Misa y administra los demás sacramentos. Necesita desplazarse en una pequeña embarcación para llegar a algunas de estas comunidades. 

60 kilómetros le separan de la comunidad Taquaruçu. Es un asentamiento de personas “sin tierra” que están esperando una respuesta del gobierno federal para la demarcación y distribución de la tierra. Son personas sencillas y pobres, marcadas por el sufrimiento y la hambruna.

A 180 kilómetros de su parroquia se encuentra la comunidad Guata que sufre la deforestación ilegal, el acceso es extremadamente difícil y durante la temporada de lluvias está prácticamente aislada. Esta comunidad es también víctima de la prostitución de menores y de crímenes.  El P. Jeferson celebra la Eucaristía con mineros y otras personas de la comunidad. Este sacerdote cree que la gente de Juína tiene esperanza en un futuro mejor y en ese camino quiere acompañarles. 

› Ayuda a la Iglesia Necesitada ha apoyado a este sacerdote en diversas ocasiones

“Quiero agradecer desde el fondo de mi corazón, la ayuda que he recibido de esta institución tan generosa y amable. Su apoyo es fundamental para llevar a cabo la misión, para hacer frente a los gastos de combustible y el mantenimiento de vehículos, por ejemplo. Los fieles aquí, debido a su pobreza, no pueden ofrecer mucho para colaborar en la evangelización. Traen siempre una ofrenda, un pescado, frutas o algo que toman de la tierra que los sostiene y recibo cada regalo con un corazón agradecido por la manifestación de la Divina Providencia. Y con este mismo corazón, lleno de gratitud, me dirijo a ti, benefactor de Ayuda a la Iglesia Necesitada : ¡MUCHAS GRACIAS! Ten por seguro que siempre estás en mis oraciones». 

Los sacerdotes no dejan de atender a las comunidades indígenas más pobres de la zona

El  Padre Jeferson, y muchos otros sacerdotes de su comunidad, siguen necesitando nuestra ayuda para poder continuar su misión, en estos tiempos de COVID 19.

 

Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere aportar una ayuda de 10.427,59 € para los sacerdotes, presentes y futuros, de Juina, en Brasil.

¿Te sumas para hacerlo posible?

*En caso de que este proyecto se cubra, destinaremos tu aportación a proyectos similares a este.