Ayuda a la formación de 16 futuros sacerdotes en el Amazonas

Brasil

Tipo de proyecto: Formación de religiosos y laicos

Ayuda aprobada: 6.500 €

Ref proyecto: 212-02-79

La Diócesis de Rio Branco abarca un gigantesco territorio de más de 104.000 km2 en Brasil occidental. Grandes zonas de la diócesis se encuentran en la selva, en un terreno de difícil acceso y de grandes distancias donde a muchos pueblos solo se puede acceder por agua. De los en torno a 602.000 habitantes, 450.000 son católicos, pero la carencia de sacerdotes es muy grave, pues tan solo cuentan con 26 sacerdotes diocesanos y 28 religiosos. 

En esta zona, como en otras muchas, las sectas no dejan de crecer ya que disponen de mucho personal, formado a toda prisa, de muchos recursos y porque prometen milagros a la gente.

El rostro más conocido de la Iglesia en esta región es el padre misionero italiano Paolino Baldassarri, que trabajó casi 70 años en Brasil y la mayoría del tiempo en el Amazonas. Este misionero murió el 8 de abril de 2016 a los 90 años con fama de santidad. Hasta que murió, siguió emprendiendo largos viajes en su sencilla barca para visitar a los creyentes, eso sí, siempre con su chaleco salvavidas y un casco de moto, puesto que no sabía nadar. Y no solo eso, también ejerció de médico hasta una edad muy avanzada y trató a innumerables pacientes.

Cuando, hace casi medio siglo, llegó a esta zona, estuvo a punto de morir en la primera semana por culpa de la malaria. Sin embargo, sobrevivió milagrosamente. 

Por entonces, muchas familias se habían distanciado de la fe católica por la ausencia de sacerdotes, y el misionero las recondujo a la fe convirtiendo a la fe católica a todos los habitantes de su parroquia. En una de sus cartas escribió que en estas comunidades aisladas en la selva

“la semilla del Reino de Dios es real, mientras que en la ciudad permanece oculta por nuestro progreso y la dominante y todopoderosa televisión.”

El padre Paolino Baldassarri es un claro ejemplo de la importancia de la presencia de sacerdotes y de los frutos que pueden lograr con su labor. Por desgracia, resulta cada vez más difícil obtener misioneros extranjeros.

Por un lado, las congregaciones de los países occidentales tienen cada vez menos vocaciones, y por otro, Monseñor Joaquín Pertíñez Fernández, Obispo de Río Branco, también es consciente de que se necesitan sacerdotes nativos habituados a las difíciles condiciones de vida de la selva amazónica.

Como la Iglesia local es pobre, el Obispo ha pedido ayuda para formación y posterior ordenación sacerdotal de los 16 jóvenes que en la actualidad se preparan en el seminario de la diócesis y Ayuda a la Iglesia Necesitada, aportará 6.500 € gracias a la generosidad de sus benefactores.

¡Tu ayuda  para ellos supone seguir estudiando!

Haz un donativo

Historia de éxito: Estipendios de Misas para veinte Padres Franciscanos

Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya a los Padres Franciscanos de Paraguay con estipendios de misa para que continúen su labor evangélica.

Estipendios de Misas para 20 sacerdotes de Tacuarembo

Los estipendios de Misa ayudan a los sacerdotes de Tacuarembo en Uruguay para sobrevivir y seguir predicando el Evangelio.

Estipendios de Misas para los 70 sacerdotes en Madagascar

Los estipendios de misa ayudan a los sacerdotes de Madagascar a sobrevivir y seguir predicando el Evangelio.

Ayuda al sustento para religiosas contemplativas

El convento de las religiosas contemplativas Hermanas de María Morgenstern en Burkina Faso necesita ayuda para su sustento anual.