14 años del martirio del padre Ragheed Ganni junto a tres subdiáconos en Irak

› El presbítero iraquí fue becado por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) durante sus estudios en Roma, decidiendo volver a su país pese a la persecución de los cristianos

03/06/2021

ACN.- Rahgeed Ganni era natural del pueblo cristianos de Karemlesh en la Llanura de Nínive, cerca de Mosul. En 1996 su obispo le envió a Roma para ampliar sus estudios como seminarista, gracias a una beca ofrecida  Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), en la Universidad Santo Tomás de Aquino (Angelica). Ordenado sacerdote en Roma, una vez concluidos sus estudios, decide volver a Irak en el 2003, pese a la situación de guerra que vivía el país con la caída de Sadam Husein. Es entonces cuando aparecen nuevos grupos yihadistas en Irak y comienzan ataques, secuestros y atentados contra la comunidad cristiana. Este es otro módulo necesario para la maquetación

El sacerdote iraquí Rahgeed Ganni fue asesinado el 3 de junio de 2007 junto a tres de los subdiáconos (Basman Yousef Daud, Wahid Hanna Isho, y Gassan Isam Bidawed) de la parroquia del Espíritu Santo de Mosul. Después de la celebración de la Eucaristía, aquel día era la fiesta de la Trinidad, el sacerdote y sus tres acompañantes fueron detenidos en la calle por varios hombres armados y asesinados después de haber renunciado a convertirse al Islam.

Sacerdote Ragheed Ganni mártir en Mosul, Irak. (ACN).

El padre Rahgeed Ganni fue increpado antes por uno de los asesinos que la había advertido no abrir la iglesia. El sacerdote le contestó: «¿Cómo voy a cerrar la casa de Dios?». Es honrado como mártir por la Iglesia católica caldea y su testimonio es conocido como un ejemplo de fe fuerte y perdón.

La Santa Sede iniciará el proceso de canonización del sacerdote y de sus compañeros para los cuales se presentará la causa como “pro martirio in odium fidei”. Según explica Religión en Libertad a partir de este momento deben verificar y certificar que los cuatro mártires beatificados fueron masacrados por sus verdugos debido a su fe en Nuestro Señor Jesucristo.

Con respecto a la vida del padre Ganni, el sacerdote Fabio Rosini, director del Servicio para las Vocaciones en la Diócesis de Roma, ha expresado “se ha realizado algo que sólo la gracia puede lograr. Un mártir no es un héroe, sino un testigo”.

Los que conocieron al padre Ragheed Ganni afirman que, sin lugar a dudas fue un testigo. También lo corroboran quienes lo vieron morir y fueron testigos de las amenazas que recibía, y sobre todo, de su firmeza en la fe y de su profundo amor sostenido en la Santa Misa.