ACN condena el atentado en una iglesia de Niza, Francia

› «Denunciamos este estallido de violencia, es el enésimo acto terrorista en el país y uno más en la larga lista de crímenes contra los cristianos en el mundo»

30/10/2020

ACN.- La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) está sumamente consternada por el horrible atentado que tuvo lugar ayer en la Basílica de Notre-Dame de la Asunción en Niza, Francia, provocando la muerte de tres personas, incluida una mujer decapitada.

Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo internacional de ACN, ha declarado: «Denunciamos este estallido de violencia, es el enésimo acto terrorista en Francia y uno más en la larga lista de crímenes contra los cristianos en el mundo«.

Oraciones por las víctimas y sus familias

Heine-Geldern añade que «Nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas, los heridos, sus familias y toda la comunidad católica francesa. Al mismo tiempo, pedimos a todos los líderes políticos y religiosos del mundo que condenen firme y explícitamente este ataque islamista radical».

Como han escrito los obispos franceses, estas personas fueron atacadas porque estaban en la iglesia. Han sido asesinados porque “representaban un símbolo” que debía ser destruido.

ACN denuncia que en nuestros días los cristianos en Europa sufren un ataque radical y visceral que llega de dos frentes: uno que quiere acabar con sus raíces y crear una sociedad puramente individualista, sin Dios, y otro frente que ha sido radicalizado y quiere imponer por la fuerza un régimen fundamentalista islámico, sembrando, como ayer, el terror y la violencia.

Levantar la voz frente al radicalismo

«Ante cualquier tipo de radicalismo tenemos que levantar la voz y dar una respuesta firme y decidida, pero no puede ser una mal comprendida “libertad de expresión” que lleve a la ofensa y al ridículo de los símbolos de la fe o de una confesión ajena. La libertad es el derecho más grande que tenemos, pero nadie debería en su nombre violar los derechos naturales de las personas y ofender el sentimiento religioso”, concluye Heine-Geldern.

Por su parte, Benoit de Blanpré, director de ACN Francia afirma, “En nuestros días en Francia, los cristianos están siendo asesinados. Pidamos al padre Jacques Hamel, también degollado en su iglesia el 26 de julio de 2016, que interceda para que cese esta barbarie y los cristianos puedan libremente vivir su fe».