ACN pide a la comunidad internacional que ayude a la estabilización y el desarrollo económico de Irak

› Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo internacional de la fundación pontificia, visita el país para alentar a los cristianos iraquíes

13/05/2022

ACN, Felipe D’Avilez.- Tras años financiando la reconstrucción de hogares e infraestructuras, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) lanza un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que ayude a garantizar la paz y la estabilidad en Irak. Pues estas son las condiciones necesarias para el desarrollo económico y la creación de empleo, ambas cosas imprescindibles para que las comunidades, incluidas las cristianas, permanezcan en el país. El llamamiento lo ha hecho Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo internacional de ACN, a su regreso de una visita a Irak.

Las últimas décadas han sido muy duras para los cristianos iraquíes. La incertidumbre económica y política, unida a una persecución a gran escala que culminó con el surgimiento del Estado Islámico, ha provocado un éxodo masivo que ha reducido la población cristiana de más de un millón a entre 150.000 y 250.000 personas.

Thomas Heine-Geldern durante la inauguración de la Escuela Al Tahira en Qaraqosh, Irak. (ACN)

No obstante, Heine-Geldern asegura que el estado de ánimo actual es, por fin, de esperanza en un futuro mejor: “Cuando visité el país en 2014, todo el mundo estaba asustado por el avance del ISIS, pero el ambiente, la cooperación y la solidaridad eran excelentes. Luego, en 2018, me encontré con una comunidad muy deprimida. Ahora, en cambio, hay signos de esperanza y muchas solicitudes de ayuda para apoyar el desarrollo del país, incluido el Kurdistán y los diferentes pueblos y ciudades habitados por cristianos”.

El papel de la comunidad internacional es crucial a la hora de ayudar a las instituciones iraquíes a garantizar la paz y la estabilidad económica y política. ACN seguirá asegurándose de que los cristianos iraquíes no sean olvidados, afirmó Heine-Geldern el lunes 9 de mayo durante una conferencia de prensa en línea organizada por ACN con el tema “Irak: ¿Ha llegado la hora de un renacimiento cristiano?”.

“Seguiremos centrándonos en utilizar nuestra experiencia en defensa de sus derechos y nuestra buena red de contactos con políticos y líderes de todo el mundo, a fin de que la situación de los cristianos en Iraq no caiga en el olvido. Hay que pedir a la comunidad internacional que apoye los esfuerzos destinados a garantizar una base de seguridad, protección y sostenibilidad. Si no podemos garantizar un mínimo de seguridad, todos los demás esfuerzos en favor de la paz y el bienestar en Irak serán muy complicados. Debe haber un esfuerzo conjunto por parte de la comunidad internacional. Solo cuando la situación de seguridad sea relativamente estable, la gente regresará e invertirá en Irak”, dijo Heine-Geldern.

Tras años de enorme implicación en la reconstrucción de casas en la Llanura de Nínive y una fuerte inversión en ladrillo y cemento, la fundación pontificia planea ahora centrarse más en “permitir que la Iglesia local asuma su misión estableciendo parroquias, promoviendo las enseñanzas de la Iglesia y apoyando en su excelente y entusiasta labor a religiosas, sacerdotes y congregaciones”, pero también apoyando la educación. “Hemos aprendido que la educación es clave para un futuro sostenible en esta parte del mundo. Las familias son más proclives a permanecer en sus pueblos cuando hay educación”, afirma el presidente de la fundación.

La recientemente inaugurada Escuela Secundaria Al-Tahira en Qaraqosh y las becas para estudiantes de la Universidad Católica de Erbil -dos proyectos apoyados por ACN- son un ejemplo de este nuevo enfoque.