Portada del informe sobre sacerdotes asesinados en México del Centro Católico Multimedial. (Fuente: CCM)
6 septiembre 2022

«Cada semana son atacadas 26 iglesias en México»

El Centro Católico Multimedial denuncia que en los últimos años 7 sacerdotes han sido asesinados y el 80% de los casos están aún sin resolver

ACN, Josué Villalón.- El asesinato el pasado 20 de junio de dos sacerdotes jesuitas, los padres Javier Campos y Joaquín Mora, así como la reciente denuncia de una ola de ataques a iglesias en la Archidiócesis de Ciudad de México, vuelven a exponer la gran violencia que sufre la Iglesia mexicana. En el segunda país del mundo con mayor número de católicos, los miembros del clero y los templos no se ven exentos del aumento de los ataques y amenazas del crimen organizado. El padre Omar Sotelo, director de Centro Católico Multimedial, habla con Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) sobre esta realidad, en el programa Perseguidos pero no olvidados de Radio María.

¿Qué se conoce del último caso de asesinato contra sacerdotes, ocurrido el pasado junio contra los presbíteros Javier Campos y Joaquín Mora?

Respuesta, p. Omar Sotelo: Después de casi tres meses del asesinato de estos dos sacerdotes en su parroquia, en el estado de Chihuahua, aún no se han encontrado a los autores de esta matanza. Las autoridades, aunque han manifestado que han hecho las investigaciones, aún desconocen cuáles han sido a ciencia cierta las causas que motivaron al asesinato de los sacerdotes. El 80% de los casos de asesinatos contra sacerdotes en México siguen sin resolverse.

Estamos hablando de una gran impunidad pero, ¿este no ha sido el único caso en los últimos meses?

Efectivamente, en lo que va de este sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha habido 7 sacerdotes asesinados. El 23 de agosto de 2019, el padre José Martín Guzmán Vega, después de dar unas declaraciones muy fuertes contra el gobierno, fue asesinado en el interior de su casa. El 30 de agosto de 2021 fue asesinado el padre José Guadalupe Popoca Soto. El sacerdote Gumersindo Cortés González, de la diócesis de Celaya, fue encontrado muerto después de días de su desaparición. Había sido víctima de amenazas y extorsión. El 12 de junio de 2021, Juan Antonio Orozco Alvarado, joven franciscano, se encontró en un fuego entre bandas del crimen organizado y murió por las balas. El pasado mes de mayo el padre José Guadalupe Rivas, presidente de la Casa del Migrante en Tecate, Tijuana, fue brutalmente asesinado. Y por último, está el caso ya citado de los padres Javier Campos y Joaquín Mora. Pero aparte de estos casos, también se hemos contabilizado decenas amenazas de muerte. Otros muchos sacerdotes han sobrevivido a ataques, gracias a Dios.

¿Cuál es la situación en general en México y el motivo de estos ataques, en uno de los países con mayor número de católicos del mund0?

Consideramos que las causas están en que el sacerdote en México es un estabilizador social. Cuando se asesina a un presbítero no se asesina solo a una persona, sino a toda una institución. Cuando se asesina a un sacerdote se lanza el mensaje de que es posible asesinar a cualquiera. Y segundo, al eliminar este estabilizador social, enquisto en las comunidades la cultura del terror y del silencio. Y entonces el crimen organizado puede extender su narco-cultura, narco-política y narco-economía, como ha pasado en diferentes estados de México. Ciertamente atentar contra un sacerdote no es una persecución, pero es un hostigamiento que pretende eliminar la estabilización social de las comunidades, en el ejercicio pastoral que ejercen los sacerdotes.

La Iglesia mexicana es el objetivo de estos ataques pero, ¿qué otros datos y tendencias dais a conocer desde el Centro Católico Multimedial?

Registramos las llamadas de amenaza, los hostigamientos y el llamado «cobro de piso», que es cobrar a alguien para que no sufra más ataques, por su seguridad. El crimen organizado cobra a algunos párrocos para que no sufran actos violentos contra sus templos o contra ellos mismos. También contabilizamos el robo de arte sacro y violencia contra templos y profanaciones. Estadísticamente hemos contabilizado que cada semana son atacadas 26 iglesias en México, templos que han sufrido algún tipo de ataque o acto de violencia tanto en el interior como en el exterior.

¿Qué puede hacer la Iglesia para frenar estos ataques?

No callarnos ante esta situación. Es un problema que no se veía en México desde hace mucho tiempo. Organismos como el Departamento de Estados de Estados Unidos hacen ya visible esta información, así como otros organismos a nivel internacional. Poco a poco en México también se están dando a conocer. Hay que denunciar este problema frente a estos ataques que sufren los sacerdotes, religiosos y religiosas en México.

Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales

Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Actualidad sobre la Iglesia necesitada y perseguida

OCT042022
El programa de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) tiene como protagonistas a los cristianos pobres y perseguidos alrededor del mundo
OCT032022
Mientras aumenta la represión y el número de muertos en las manifestaciones, varias agrupaciones cristianas piden el fin de la "sistemática opresión"
OCT032022
Durante el rezo del angelus, el Santo Padre se ha dirigido directamente a Putin y Zelenski para exigir un "inmediato alto el fuego"
VER MÁS NOTICIAS