Concesión del premio libertad religiosa 2021

› Reconocimiento a las parroquias asaltadas en Santiago de Chile

› Bianualmente la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN España) concede el Premio a la Libertad Religiosa

20/04/2021

ACN.- Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha decidido, por unanimidad, conceder el premio «Libertad Religiosa 2021» al padre Pedro Narbona, párroco al servicio de las parroquias de Santiago de Chile: la Asunción y la Veracruz. Entre los muchos motivos que hacen al padre Pedro merecedor de este premio, sobresale su conjunción de amor cristiano y Fe, como arma infalible para vencer la hostilidad de aquellos que se empeñan en impedir el ejercicio de la libertad religiosa.

Su firme defensa del derecho de sus feligreses a disfrutar de actividades parroquiales, y su profunda convicción en la indestructibilidad de la Iglesia inmaterial que forman las comunidades cristianas, constituyen un ejemplo inspirador para todos los que sufren acoso a su libertad de culto. “Somos esas piedras vivas, las que juntas estamos poniéndonos de vuelta en pie, porque la Fe vence siempre.”

Esta frase pronunciada por el padre Pedro Narbona tras el terrible ataque sufrido por la Iglesia de la Asunción el 8 de noviembre de 2019 (que por desgracia se repitió con mayor virulencia y destrucción el 18 de octubre de 2020), nos señala la fuente de su fortaleza para sobreponerse a las dificultades: la comunidad parroquial unida en la Fe.

El párroco Pedro Narbona dentro de su iglesia incendiada en Chile. (ACN).

ACN España se congratula de poder realizar este merecidísimo reconocimiento a la labor del Padre Pedro Narbona en el mantenimiento de su actividad pastoral, como expresión del ejercicio de su libertad religiosa, respondiendo al mal con el bien, a la ira con la paz y a la agresión con el perdón.

Un estilo de vida con el que el padre Pedro Narbona propone fijar las bases para que se pueda cumplir lo pedido en su continua oración para que Chile sea realmente el país de los chilenos “donde cada uno tenga pan, respeto y alegría”. La gran familia de ACN admira, valora y sostiene espiritual y económicamente la gran misión que el Señor tiene actualmente encomendada al premiado, y se une a la misma con el convencimiento que un Chile conviviente en paz es posible.