Crece el miedo de los cristianos de Irak por los enfrentamientos entre Irán y Estados Unidos

› «La paz y la armonía en Irak son clave para la supervivencia del cristianismo en el país»

10/01/2020

ACN.- El arzobispo católico caldeo de Erbil, Mons. Bashar Warda, ha expresado su preocupación ante la posibilidad de de que Irak se convierta en el escenario de nuevos enfrentamientos entre Irán y Estados Unidos. «No queremos vivir con miedo y ansiedad», ha declarado a Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, «La paz y la armonía en Irak son clave para la supervivencia del cristianismo en el país».

El pasado 7 de enero, Irán atacó con hasta 15 misiles balísticos dos bases aéreas estadounidenses en suelo iraquí, una en Al Asad y otra en Erbil. Estos ataques han sido en represalia por la muerte del líder militar de Irán, Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza de Quds, brazo de élite de la Guardia Revolucionaria Iraní. Soleimani murió por el ataque con aviones no tripulados estadounidenses, el 3 de enero.

Celebración en la Iglesia de los Santos Behnam y Sarah en Qaraqosh, la ciudad cristiana más grande de Irak. (ACN)

En una declaración formal enviada a ACN, el arzobispo Warda ha dicho que «las tensiones actuales entre las dos potencias no deben intensificarse». Añadió que «Irak ha estado sufriendo guerras durante décadas quye han destrozado a nuestro país”. Los conflictos en curso han tenido un impacto desproporcionado en los cristianos iraquíes y otras minorías, que a menudo se han visto en medio de los combates entre facciones en guerra o directamente atacados, como en la campaña genocida del Daesh que asesinó a cristianos y yazidíes, además de expulsarlos de sus casas.

Grave fragilidad de las comunidades cristianas

El arzobispo ha afirmando que “las tensiones actuales están amenazando la grave fragilidad de las comunidades, que están cansadas de la guerra y las trágicas consecuencias de la misma. Continuamente han sufrido demasiado y ya no pueden hacer frante un futuro desconocido». Agregó que estas comunidades vulnerables, acosadas por «temores y ansiedades,…necesitan la certeza, la tranquilidad, la esperanza y la creencia de que Irak puede ser un país pacífico para vivir en lugar de ser víctimas y recibir daños colaterales sin fin».

El arzobispo Warda concluye su declaración pidiendo «la acción urgente de la comunidad internacional para utilizar su influencia para calmar las tensiones. Nuestra oración es por la paz y el diálogo, que lleguen a ser el camino elegido».

“Tememos que Irak se convierta en un territorio de guerra”

 “Verdaderamente, aquí los cristianos, en la Llanura de Nínive son los más débiles de los débiles”, son declaraciones recogidas en Vatican News del sacerdote sirio-católica Behnam Benoka, que vive en Bartella, uno de los pueblos de esta región. El padre Benoka también expresa la creciente preocupación de la comunidad cristiana iraquí: “Tememos que Irak se reduzca a un territorio de guerra, un lugar a disposición para que las más grandes potencias, como Irán y Estados Unidos, luchen entre sí”.

“Nosotros los cristianos estamos sufriendo mucho a causa de la persecución de la cual no vemos el fin. De hecho, desde que regresamos, aunque sea parcialmente a nuestra tierra, después de la derrota del Isis en octubre de 2016, nos hemos dedicado a la reconstrucción de casas e iglesias. Pero hay otras fuerzas, como la llamada «Brigada Trenta» de musulmanes chiítas shabak, que han tomado el control de la ciudad cristiana de Bartella, y cada día tenemos que sufrir sus actos agresivos contra las iglesias y contra nuestros cristianos, especialmente contra las mujeres. Por eso llevamos mucho tiempo pidiendo una solución a nuestra situación, pero el gobierno de Bagdad no hace nada”.