Francisco reza por la libertad religiosa en el primer Video del Papa de 2022

› Realizado por la Red Mundial de Oración del Papa, con el apoyo de Ayuda a la Iglesia Necesitada

04/01/2022

ACN.- “Inaceptable, inhumano” y “una locura”. Así define Francisco, en el primer ‘Vídeo del Papa’ del año 2022, la realidad de la persecución religiosa en la actualidad. De esta manera, ha dedicado su intención de oración de este mes de enero a que las personas puedan expresar libremente su fe. El video ha sido realizado por la Red Mundial de Oración del Papa, con el apoyo de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

“La libertad religiosa no se limita a la libertad de culto, es decir a que puedan tener un culto el día prescrito por sus libros sagrados”, explica Francisco en el vídeo, “sino que nos hace valorar al otro en su diferencia y reconocer en él a un verdadero hermano”.

Asimismo, el Papa anima a no quedarse en las diferencias, sino abrazar las “cosas en común” con el otro para poder “convivir acogiendo las diferencias con la alegría de ser hermanos”. “Que una pequeña diferencia, o una sustancial diferencia como es la religiosa, no opaque la gran unidad de ser hermanos”, ha señalado Francisco.

Texto íntegro

“¿Cómo puede ser que actualmente muchas minorías religiosas sufran discriminaciones o persecuciones?

¿Cómo permitimos en esta sociedad tan civilizada que haya personas que sean perseguidas simplemente por profesar públicamente su fe? No solo es inaceptable, es inhumano, es una locura.

La libertad religiosa no se limita a la libertad de culto, es decir a que puedan tener un culto el día prescrito por sus libros sagrados, sino que nos hace valorar al otro en su diferencia y reconocer en él a un verdadero hermano.

Como seres humanos tenemos tantas cosas en común que podemos convivir acogiendo las diferencias con la alegría de ser hermanos.

Y que una pequeña diferencia, o una sustancial diferencia como es la religiosa, no opaque la gran unidad de ser hermanos.

Elijamos el camino de la fraternidad. Porque o somos hermanos, o perdemos todos.

Recemos para que las personas que sufren discriminación y que sufren persecución religiosa encuentren en las sociedades en las que viven el reconocimiento y la dignidad que proviene de ser hermanos y hermanas.”

Elijamos el camino de la fraternidad. Porque o somos hermanos, o perdemos todos.

Recemos para que las personas que sufren discriminación y que sufren persecución religiosa encuentren en las sociedades en las que viven el reconocimiento y la dignidad que proviene de ser hermanos y hermanas.”