Mali de júbilo tras la liberación del sacerdote secuestrado hace más de tres semanas

› La fundación pontificia ACN confirma la liberación del padre Leon Douyon, sacerdote católico de Ségué en la región de Mopti, en Malí, ayer martes 13 de julio por la tarde

15/07/2021

ACN, María Lozano.- En un mensaje recibido por la fundación ACN, Mos. Jean-Baptiste Tiama, el obispo de Mopti, expresó su alegría por la noticia: “Nuestro hermano Léon Douyon fue separado, lejos de nosotros. Esta tarde ha vuelto con nosotros y estamos muy contentos”.

El padre Leon fue secuestrado el 21 de junio junto con cuatro otros fieles en la carretera que lleva de Ségué a San, cuando se dirigían a un funeral. Cuatro de los rehenes fueron liberados a las pocas horas, pero el sacerdote seguía en manos de los yihadistas. Mons. Tiama agradeció “a todos los conocidos y desconocidos que contribuyeron a su liberación”. El padre Léon fue liberado cerca de Bandiagara, donde descansa actualmente antes de regresar a Mopti, informó el obispo.

El prelado también pidió a cada sacerdote de la diócesis celebrar una misa de acción de gracias por el regreso del sacerdote. Los fieles de la parroquia de Ségué donde trabaja el padre Leon, se reunieron nada más recibir la noticia para dar las gracias por su liberación. ACN recibió imágenes de la celebración. La Iglesia de Mali había lanzado una campaña de oración para pedir por la liberación del sacerdote.

Entronización del nuevo obispo de Mopti, Mons. Jean Baptiste. (ACN)

Desde 2012, grupos yihadistas vinculados a al-Qaeda y al Estado Islámico llevan a cabo secuestros con el fin de conseguir financiación o crear presiones políticas. Entre ellos se encuentran Jamaat Nusrat al-Islam wal Muslimeen (JNIM) y el Estado Islámico del Gran Sahara (ISGS).

Además de un aumento de la actividad yihadista, con un claro componente religioso para imponer la sharia y el fundamentalismo islámico entre la población, en la región de Mopti también existen graves conflictos entre grupos étnicos y comunidades. Los conflictos están causados principalmente por la disputa sobre la propiedad de las tierras y los recursos entre los Fulani, los cuales son principalmente musulmanes, y los Dogon, que practican sobre todo religiones étnicas o cristianas.

Según datos del informe de Libertad Religiosa de la fundación ACN, en Mali predomina la rama suní del islam. Cerca del 13% de la población pertenece a otras religiones. Los cristianos constituyen poco más del 2%, siendo dos tercios de ellos católicos y el otro tercio protestante. Mali también alberga religiones africanas tradicionales (casi un 9% de la población); algunos musulmanes y cristianos incorporan también tradiciones africanas a sus observancias y ritos.