Nuevo ataque a iglesias en Santiago de Chile

› La parroquia de la Asunción, atacada ya en noviembre del año pasado, iba a ser reconstruida gracias al apoyo de ACN y es donde está destinado el padre Pedro Narbona, asistente eclesiástico de ACN Chile

19/10/2020

ACN.- Dos templos de Santiago de Chile, capital de Chile, han sido atacados por manifestantes tras una manifestación pacífica para recordar el inicio del llamado «estallido social» del 18 de octubre de 2019. Se tratan de la Iglesia de San Francisco de Borja y la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital, construida en 1876, que ya había sido atacada el 8 de noviembre de 2019.

Este último templo es la parroquia del padre Pedro Narbona, asistente eclesiástico de Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en Chile. El templo iba a ser reparado por ACN, «nada de esto se podrá realizar ya, no hay palabras para expresar el profundo dolor y desolación», afirma Magdalena Lira, directora de ACN Chile, «Estas acciones atacan lo más profundo y valioso de una sociedad y del ser humano: la libertad religiosa». 

Iglesia de la Asunción, en Santiago de Chile.

El arzobispo de Santiago llama a la paz

«La violencia es mala, y quien siembra violencia cosecha destrucción, dolor y muerte. Nunca justifiquemos ninguna violencia», así ha expresado el arzobispo de Santiago de Chile, Celestino Aós, en su declaración de condena por estos ataques.

Monseñor Aós recuerda que las iglesias católicas ya fueron objetivo de los violentos el año pasado, que su reconstrucción exigió importantes «sacrificios», y que «los pobres son los más perjudicados» por estas acciones. Los hechos vandálicos, se lamenta, vuelven ahora a repetirse. «Sentimos la destrucción de nuestros templos y otros bienes públicos; pero sentimos sobre todo el dolor de tantas personas chilenas de paz y generosidad. Esas imágenes no solo impactan y duelen en Chile, sino que impactan y duelen en otros países y otras gentes del mundo, especialmente hermanos cristianos».

El arzobispo expresa asimismo su cercanía a la feligresía de las parroquias afectadas y pide, de nuevo, el cese de la violencia: «Sepan y sientan que estamos unidos a ustedes: no perdamos la fe ni la esperanza: el amor es más fuerte, el amor es más fuerte. (…) A todos ustedes, queridos feligreses de Santiago, a todos ustedes queridos chilenos y gente de buena voluntad y amante de la paz, les suplico: basta, basta de violencia»

Condena y repulsa de ACN

En un comunicado oficial, Thomas Heine-Geldern, presidente ejecutivo internacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada expresa, “Estamos consternados por las agresiones, saqueos y ataques a iglesias en Santiago de Chile: los sucesos de ayer demuestran a donde llega la violencia y el odio promovido por algunos grupos».

«Expresamos» -continúa Heine-Geldern- «nuestra cercanía y apoyo al párroco de la Iglesia de la Asunción, Pedro Narbona, quien desde hace muchos años apoya directamente la labor de la sección chilena de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), a favor de los cristianos perseguidos. Estamos consternados que tenga que sufrir en primera persona un nivel de violencia contra la Iglesia que hasta ahora solo conocíamos de otras partes del mundo.»

La fundación ACN reitera su apoyo a todos los cristianos de Chile, cuyos templos y edificios se han visto sistemáticamente amenazados por grupos violentos. Desde octubre de 2019 más de 57 han sido atacados o quemados en este país.