Nuevos ataques de rebeldes en R.D. del Congo: «Nos sentimos abandonados en este calvario»

› Mons. Sikuli Paluku, obispo de Butembo-Beni, denuncia nuevas masacres contra la población inocente

14/01/2021

ACN, Oliver Maksan.- Después de las sangrientas masacres contra la población civil en el noreste de la República Democrática del Congo, el obispo católico de Butembo-Beni ha apelado a la comunidad mundial para que escuche los «gritos de sufrimiento» de su país. En un mensaje grabado enviado a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el obispo Melchisédech Sikuli Paluku dice literalmente: «Espero que se ayude a la pobre gente de aquí. Nos sentimos abandonados en el calvario que estamos sufriendo desde hace años».

Desde el 31 de diciembre, al menos cuarenta personas han sido brutalmente asesinadas en varios presuntos ataques de la milicia rebelde ADF, cerca de la ciudad de Beni. Según informa la prensa, algunos fueron decapitados con machetes. El vídeo del obispo, al que acompañan imágenes de las escenas del crimen, muestra a las víctimas de las masacres. «Solo el año pasado, cerca de 1.000 personas fueron asesinadas. Así está sucediendo desde hace diez años y las cifras han aumentado, especialmente desde 2014. A una masacre sigue otra masacre», continúa diciendo el obispo.

Mons. Sikulu Paluko, obispo de Butembo-Beni, al este de R.D.Congo. (ACN)

En este contexto, el prelado lamenta la apatía del gobierno y de los medios de comunicación de la República Democrática del Congo. «Los medios de nuestro país no hablan de ello o apenas lo hacen. Y nuestros políticos solo se preocupan de distribuirse el pastel del poder. Aquí, la gente no cuenta. Tienen la impresión de que el Estado no existe. Nos sentimos abandonados por las autoridades estatales». El obispo Paluku, sin embargo, expresó su esperanza de mejorar: «esperamos que en el futuro el Estado haga más esfuerzos para detener las masacres».

Desde hace años, la región fronteriza entre la República Democrática del Congo y la vecina Uganda, rica en recursos, está siendo azotada por los ataques de rebeldes de la milicia de las «Fuerzas Democráticas Aliadas» (ADF), que proceden originalmente de Uganda. El ejército congoleño y MONUSCO, la misión de paz de la ONU, intentan pacificar esta región sin éxito desde hace años. La región de Beni, en la provincia de Kivu del Norte, está considerada como el epicentro de la violencia. Según organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, al este del Congo se está produciendo la crisis humanitaria de mayor duración de África.