Ayuda a la formación de los 17 futuros sacerdotes del seminario de Santiago de Cuba

Dona ahora »

Cuando el Papa San Juan Pablo II visitó Cuba en enero de 1998, les dijo a los jóvenes:

“En su vida está pasando Cristo y les dice: “Síganme”. No se cierren a su amor. No pasen de largo. Acojan su palabra. Cada uno ha recibido de Él un llamado. Él conoce el nombre de cada uno”.

DATOS DEL PROYECTO
  • Tipo de proyecto: Formación religiosa
  • Ayuda aprobada: 30.000 €
  • Ref. proyecto: 114-02-79

Dona ahora »

En aquel momento, los 17 jóvenes que ahora se preparan para el sacerdocio en el seminario mayor de la Archidiócesis de Santiago de Cuba eran solo unos niños. Sin embargo, eso es exactamente lo que experimentaron: que Jesús los llamó por su nombre, y ellos acudieron a su llamada a pesar de que la fe lo tiene difícil en Cuba tras casi medio siglo de régimen comunista.

Aunque la mayoría de los cubanos siguen siendo católicos bautizados, la devoción popular está muy extendida y la Virgen de la Caridad del Cobre es muy querida, solo el 2 % asiste regularmente a la Santa Misa. Aún queda mucho por hacer en el ámbito de la anunciación de la fe.

“Se necesitan sacerdotes para atender a un pueblo cuya alma está herida”, dice el P. Martín Chevarría Vaca, rector del seminario mayor de Santiago.

“El objetivo de nuestro seminario es evangelizar al pueblo cubano mediante la formación de sacerdotes nativos. El hecho de que este año se hayan inscrito más jóvenes que el pasado es una gran alegría para nuestra Iglesia, que no deja de rezar por las vocaciones”.

Sin embargo, la formación de los futuros sacerdotes también cuesta dinero. La comida, la electricidad, el agua, el material didáctico, las medicinas, la ropa, los sueldos de los profesores… Todo eso hay que pagarlo. Por desgracia, los precios en este país, que lleva años sumido en una grave crisis económica, siguen subiendo. Incluso ahora, en tiempos de pandemia, también hay que añadir el coste de las medidas de seguridad y el material de protección.

La Iglesia en Cuba es pobre, por eso desde Ayuda a la Iglesia Necesitada vamos a apoyar la formación de estos 17 futuros sacerdotes con 8.500 €, porque ninguna vocación debe perderse por falta de dinero.

Ninguna vocación debería perderse por falta de recursos. Tú puedes ayudar a cientos de seminaristas necesitados en el mundo

Dona ahora »