Un centro para la pastoral juvenil en la Diócesis de La Guaira

VENEZUELA

“Fortalecer la pastoral en estos momentos difíciles es una prioridad”

Contribución de: 12.500 €

ID.: 239-08-19

Venezuela se ahoga en una crisis cada vez mayor. La gente está desesperada y amargada, la violencia va en aumento, la tasa de asesinatos crece y muchos buscan consuelo en las drogas. La Iglesia apoya a la población que sufre e intenta infundir esperanza.

 

Mons. Raùl Biord Castillo, Obispo de La Guaira, en el norte del país, quiere fortalecer la pastoral en estos momentos difíciles. La pregunta que se hace es: “¿Cuál es la voluntad de Dios respecto a nosotros?”

Al Obispo le importa mucho la juventud. En algunas parroquias ya hay grupos juveniles y también algunos movimientos espirituales que acompañan la pastoral juvenil. El objetivo es tomarse en serio las preocupaciones de los jóvenes y acompañarlos en su camino de fe. Es preciso que los jóvenes maduren en el seno de la espiritualidad comunitaria y que profundicen en su fe. También está previsto promover las vocaciones religiosas. Además, la pastoral deberá adaptarse a las diferentes necesidades de los diferentes ámbitos, pues los problemas son de variada índole en función de si los jóvenes crecen en el ámbito rural, en el ámbito urbano o en los suburbios. Hay estudiantes universitarios al igual que jóvenes trabajadores, y existen diferentes situaciones difíciles como la dependencia del alcohol y las drogas, la prostitución, los niños de la calle, la violencia, la delincuencia, los presos jóvenes…

Por desgracia, en algunas parroquias no hay espacios para las actividades con los jóvenes y, a menudo, también faltan personas que se dediquen a este apostolado. Por esta razón, el Obispo quiere crear una escuela para líderes juveniles en un antiguo convento que habría que remodelar. De esta forma se podrían matar dos pájaros de un tiro: allí se podrían formar a líderes de grupo y, al mismo tiempo, utilizar el edificio para retiros y otras actividades pastorales organizados por grupos juveniles de parroquias que carecen de espacios para ello. El lugar es ideal, pues su ubicación en las montañas hace que no haga demasiado calor, y las vistas son hermosas, lo cual también es bueno para el alma. La demanda es grande, por lo que las plazas ya están prácticamente cubiertas. En la actualidad, solo se pueden acoger a grupos de un máximo de veinte personas, pero una vez remodelado el edificio, podrán pernoctar en él un total de ochenta personas.

Nosotros queremos contribuir con 12.500 euros a que este centro infunda nuevas esperanzas en los jóvenes.

Tú puedes contribuir para la construcción de este centro y otros edificios de la Iglesia

Haz un donativo

 

Ayuda al sustento de 34 Dominicas en Angola

Siete horas al día dedican las 34 Dominicas de Benguela a la Liturgia de las Horas, en la que rezan por la Iglesia y por todos los hombres. Estas religiosas viven en la pobreza y el...

Dando forma a la Iglesia del futuro

La hermana Suja, a través de sus cursos para mujeres, consigue que descubran su voz, su llamado como cocreadoras y su papel indispensable en la formación y la educación de la familia...

Sacerdotes para el futuro

Apoyo a la formación de 10 seminaristas para el curso 2018/2019. La formación de futuros sacerdotes en la diócesis de Buxar es fundamental para dar apoyo a su comunidad católica. Los...

Una sola fe

Formación para laicos de las “Pequeñas Comunidades Cristianas” en el norte de India. Estas comunidades son una iniciativa muy eficaz para el conocimiento y la profundización en la fe...