COVID-19: Sacerdotes que salvan vidas y devuelven la esperanza

Liberia

 

› Liberia todavía no se ha recuperado de la guerra, ni del ébola a día de hoy. Y ahora llega el coronavirus

Entre 1989 y 2003, la república de África occidental experimentó una de las guerras civiles más sangrientas del continente.

Liberia todavía no se ha recuperado de esta guerra a día de hoy; entre 2014 y 2016 este país tuvo que afrontar la crisis del ébola, y ahora el coronavirus pone de nuevo a prueba a los liberianos.

 
DATOS DEL PROYECTO
  • Tipo de proyecto: Sostenimiento de sacerdotes

  • Ayuda aprobada: 7.209 €

  • Ref. proyecto: ID 1907641

Dona ahora »

Las consecuencias y traumas de la guerra y la enfermedad son un gran desafío para la Iglesia católica. Los obispos se están centrando en cuidar y apoyar mucho a sus sacerdotes que a menudo son la única fuente de esperanza para muchos creyentes y quienes deben asumir la mayor parte de la reconstrucción espiritual de este país. 

A finales de febrero, las iglesias de Liberia cerraron las puertas a sus feligreses debido a la epidemia mundial del COVID-19. Los sacerdotes han seguido celebrando Misas en privado y la radio diocesana transmite Eucaristías a diario que son seguidas por muchos fieles en toda la diócesis.  La radio además ofrece palabras de consuelo y transmite noticias de lo que está sucediendo y alienta al público en general a cumplir con las regulaciones establecidas por el gobierno, las instituciones de salud pública y la Iglesia. 

› El P. Ulick Toe-Tarpeh, secretario del obispo en la diócesis de Gbarnga, nos explica:

“La situación actual está dificultando cada vez más la vida de la gente. Muchas personas están pasando hambre porque han perdido sus empleos o negocios. Desde el cierre de las iglesias, nosotros hemos dejado de recibir las aportaciones de los feligreses».

«Recibimos solicitudes diarias de fieles para que ofrezcamos sus intenciones en la Misa pero lógicamente no vienen acompañadas de estipendios. Algunas personas nos hacen llegar verduras y otros alimentos que compartimos enseguida con los más pobres, ancianos o discapacitados que acuden a nosotros en busca de ayuda».

«En la parroquia Inmaculado Corazón de María, tuvimos el privilegio de recibir algunas máscaras faciales que hemos distribuido entre los más vulnerables de la comunidad”.

Los sacerdotes en Liberia siguen atendiendo a su pueblo aunque les cueste sostenerse

Es por eso que Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere seguir contribuyendo, ahora más que nunca, al sostenimiento de sacerdotes en Liberia, a través de estipendios de Misa y la financiación de retiros espirituales. En concreto, queremos ayudar a 9 sacerdotes de la diócesis de Gbarnga.

 

El P. Ulick muestra su gratitud a Ayuda a la Iglesia Necesitada por haberles apoyado, y nos pide que sigamos haciéndolo.

Necesitan 7.209€ de manera urgente. ¿Les ayudas?

*En caso de que este proyecto se cubra, destinaremos tu aportación a proyectos similares a este.