P. Jacques Mourad, el sacerdote que logró escapar del Daesh

Fue secuestrado en Siria por Daesh, en 2015. Consiguió escapar tras cinco meses de cautiverio y violencia física y psicológica. Cree firmemente que su liberación es un milagro: “Que yo esté aquí y que el Buen Dios lo haya hecho posible es gracias a todo un proceso de varios actores de la Iglesia universal: los bienhechores, las organizaciones humanitarias de las que vosotros formáis parte y nuestra Iglesia”.

El P. Mourad recuerda el tiempo de su secuestro como una gran experiencia de fe. Esta es la oración que le acompañó durante toda su cautividad:

“Señor, me entrego a Ti. Haz conmigo lo que quieras. Y Te doy gracias por todo…”.

El P. Jacques ha escrito a Ayuda a la Iglesia Necesitada para agradecer a todos los benefactores, su contribución a que le liberaran y sobre todo su generosidad con el pueblo sirio.

“Mi alma exalta al Señor, mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, que ha hecho maravillas en mí… Y el Señor continúa hacienda maravillas, no solamente en mi vida, sino también en la de la Iglesia de los cristianos tan duramente puestos a prueba en Siria.

Queridos amigos, durante todo este difícil periodo no habéis dejado de ser solidarios con nosotros, que somos una comunidad religiosa que se encuentra en el corazón de este país que tanto sufre a todos los niveles: espiritual, material y humano.

La labor humanitaria que en el pasado hemos podido realizar, gracias a vuestra ayuda, en Karyatene, Mehine y Hawarine –rehabilitación de casas, apoyo a familias desplazadas, a enfermos y discapacitados, becas escolares y universitarias, etc.– ha contribuido en cierto modo al milagro de mi liberación y mi regreso a la vida.

Gracias a los buenos testimonios de personas que han favorecido estos gestos de solidaridad, las puertas de la misericordia se han reabierto y el camino de la vida y la libertad se ha vuelto a presentar de nuevo ante mí.

Por todo ello, con vosotros, doy gracias a Dios de todo corazón. Esta experiencia me ha reafirmado en mi misión así como en la vuestra, y siento la llamada a seguir con ella con aún más ardor.

No obstante, no puedo dejar de haceros partícipes de mi inquietud en torno a la suerte que corren los cristianos de Oriente, sobre todo, porque la situación se agrava cada vez más, lo cual me impide examinar posibles horizontes. El porcentaje de cristianos emigrados va en aumento, y no les falta razón: todas las personas tienen derecho a buscar un lugar donde vivir en paz y donde poder asegurarles un futuro mejor a sus hijos.
Por ello, opino que, de ahora en adelante, el papel que la comunidad europea debería desempeñar en nuestro país no debería limitarse a la ayuda humanitaria. Es imperativo que empiecen a buscar una solución política, pues fuera de ella no habrá salvación posible para nuestro país y nuestro pueblo.

Ante todo el sufrimiento que venimos experimentando, pero también ante los signos de presencia divina, nos mantenemos firmes en nuestra fe en Dios, nuestro Salvador, seguros de que nunca nos abandonará”

Con tu generosidad podremos seguir apoyando a los cristianos perseguidos de Siria para que puedan tener una vida mejor tras tantos años de guerra

DONA AHORA
Ayúdanos compartiendo este testimonio en tus redes sociales

Para estar al día de noticias, proyectos, testimonios, campañas de oración, eventos

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Conoce más testimonios

MÁS TESTIMONIOS