» TESTIMONIO: Mártires del siglo XXI

Hermana Stefani Tiefenbacher, asesinada en Sudáfrica

Stefani Tienfenbacher había dedicado su vida a la educación de los niños más pobres y necesitados.

La religiosa vivía desde hace más de 60 años en Sudáfrica, habiendo pasado por distintos colegios, orfanatos y centros de formación, en los peores lugares, especialmente en zonas de población negra que había vivido largos años de segregación en el país más meridional de África.

Desde joven había sentido la vocación a la vida religiosa, encontrando en Jesucristo el motor y sentido de su vida. Procedía de una familia numerosa de granjeros de Pielach, Austria. Su nombre de pila era Gertrud. Con solo cinco años fue adoptada por otra familia debido a la extrema pobreza en la que vivían sus padres y hermanos. Pero esto le dio la oportunidad de acercarse más a Dios y a la Iglesia. Cuando aún era una adolescente entró en la congregación de las Hermanas Misioneras de la Preciosa Sangre y con 25 años fue enviada a Sudáfrica.

A pesar de su vida entregada a los demás, la religiosa fue en el último momento de su vida víctima de un brutal asesinato. El 19 de abril de 2015 fue hallada muerta, atada de pies y manos, con signos de haber sido víctima de una violación. Fue en el convento de la congregación en Ixopo, al sureste de Sudáfrica. Las autoridades señalaron el robo como posible motor de los acontecimientos. Un año antes se había desatado en la región y en la vecina ciudad de Durban un nuevo brote de xenofobia, dejando 6 muertos y 5.000 desplazados.

La Diócesis de Sankt Pölten, en Austria, a la que pertenecía la hermana Stefani , expresó su dolor por el fallecimiento de la religiosa, que el 31 de mayo de aquel año habría cumplido 65 años de profesión perpetua. El vicario de St Pölten, August Blazij, afirmó que

La hermana Stefani “era el corazón y el alma” de su comunidad y que llevaba al pueblo de Sudáfrica “en su corazón”.

Por su parte, el P. Benno Maier, director de misiones de la diócesis, recordó el carácter amigable y cercano de la religiosa, que con su vida “enseñó y mostró la bondad de Dios”. La hermana Stefani tenía una fuerte vida de oración

Con su testimonio quería mostrar a los demás “que la vida es un don de Dios”

Hna. Stefani Tiefenbacher asesinada en Sudáfrica después de 60 años al servicio de los pobres

Desde Sudáfrica también se dieron numerosas muestras de apoyo y condena de los hechos. Como recogió el periódico online IOL, Sydmeen Goldman, de 64 años, cuidadora de Little Flower Secondary, una escuela en la que en sus incios, Tiefenbacher fue profesora, dijo que la conocía desde hacía más de 15 años: “Recuerdo que cuando vine a trabajar aquí por primera vez, la primera persona que me dio un cálido abrazo fue la hermana Stefani. A ella le encantaba hacer que otras personas se sintieran especiales y apreciadas. Rezo para que quienquiera que hizo esta cosa horrible sea arrestado; por favor rezad con nosotros“.

John Vezasie, director de la escuela, dijo que conocía a Tiefenbacher desde que tenía 6 años. “Podría decir que prácticamente me crió. Ella era el tipo de persona con quien podrías hablar de cualquier cosa. Ella era tan apasionada por los niños que nunca se perdía ningún evento en la escuela. “Incluso cuando empecé con mi familia, ella venía a nuestra casa y tomaba fotos de mis hijos”, dijo Vezasie.

La hermana Clair Wade del Sagrado Corazón, compañera de congregación de la hermana Stefani, aseguró que la dedicación de Tiefenbacher a la obra de Dios siempre se mostraba en todo lo que hacía. “Hace aproximadamente cuatro años, les pedí a todas las hermanas que me dijeran sus oraciones favoritas para poder imprimirlas en tarjetas para ellas y la hermana Stefani me dio las palabras: “Tú eres mi Dios y te amo”. Eso lo dice todo, ella dedicó toda su vida a Dios”, dijo Wade

La hermana Gerald Frye, religiosa a cargo en de la residencia de las Hermanas Misioneras de la Preciosa Sangre en Ixopo, aseguró por su parte que Tiefenbacher murió “preparada” porque acababa de completar su retiro espiritual anual, un período de oración y silencio de ocho días.

Muchas personas sufren día a día persecuciones por su fe, en especial los consagrados a Dios, ¿nos ayudas con un donativo para las religiosas en zonas conflictivas?

Dona ahora »

Inés Nieves Sancho, misionera española asesinada en República Centroafricana

Inés Nieves Sancho, misionera española asesinada en República Centroafricana donde llevaba más de 20 años ayudando a los más desfavorecidos

Thérèse Kapangala, aspirante a religiosa, “mártir de la libertad” en R.D.Congo

La aspirante a religiosa fue una de las víctimas mortales de la represión policial contra las manifestaciones del 21 de enero en República Democrática del Congo

La restauración de un cáliz profanado por 45 años

Desde hace 45 años Adelaida ha restaurado un cáliz profanado para ofrecerlo a algún sacerdote misionero que lo necesitara para su Ministerio