»TESTIMONIO: Hna. Gloria Narváez, la religiosa que salió de su secuestro de 4 años fortalecida por la fe

› El mejor acompañante en su soledad fue la oración

La religiosa Gloria Cecilia Narváez estuvo cuatro años y ocho meses secuestrada en Mali y fue liberada por sus captores el 9 de octubre de 2021, debido a un esfuerzo conjunto de gobiernos y de la oración de miles de fieles en el mundo.

“Durante los 4 años y 8 meses de mi cautiverio, lo que más me hizo sufrir fue el momento en que fui separada de las otras personas que estaban secuestradas y quedé sola frente a los grupos”, cuenta la hermana Gloria Narváez.

Pero, “Lo que más me fortificó fue la fe, la oración, porque en todo momento recitaba los salmos y tenía gran confianza en Dios, en que todas las personas oraban y se unían espiritualmente a mí”.

En el momento que vivió la violencia del secuestro, la hermana relata: me sentía fuerte y no tenía miedo por lo que tal vez me venía, sino que me sentía fuerte y sabía que Dios me sostenía, que la Iglesia entera y en el mundo entero oraban por mí”.

› Ante el miedo, la confianza en Dios

La Hermana cuenta que no tuvo miedo a la muerte, relata: “desde el momento en que entraron a la casa sabía a lo que me exponía. Cuando me llevaron estaba dispuesta a correr todos los riesgos. Tenía mucha confianza en Dios. Yo dije lo que sea, lo que sea, porque estaba dispuesta a entregar mi vida”.

La hermana Narváez expresa que sintió mucha confianza en Dios. En los momentos en que podía caminar por el desierto, admiraba su alrededor: “la grandeza de la creación, el sol que salía por la mañana, los camellos que caminaban por las montañas de arena. En todo momento me unía y sentía esa gran seguridad en Dios”.

› Su liberación finalmente llegó

“Primero, agradecerle a Dios de todo corazón. Siempre repetía: No hay un Dios tan grande como nuestro Dios, lo que quiere lo hace en el cielo y en la tierra. Siempre repetía: el Señor es mi luz y mi salvación. Estaba tan agradecida con el Señor que fue posible mi libertad, dice la hermana Gloria.

La hermana también expresa sus agradecimientos a las autoridades de Mali, al gobierno italiano y a los demás gobiernos extranjeros, al Papa Francisco, quien la saludó durante la misa de apertura del Sínodo para la Sinodalidad, y a todas las personas que rezaron por su libertad.

› La misión en Mali

Gloria Narváez ahora está libre, sin embargo, echa una mirada hacia atrás y recuerda la labor que tiene la Iglesia en Mali: el centro de salud, el trabajo de promoción para las mujeres, la formación por dotarlas de herramientas que les permitan una vida mejor, no ser discriminadas y así puedan salir de la pobreza con sus familias. La misión debe continuar.

Gracias a tu donativo, Ayuda a la Iglesia Necesitada puede financiar proyectos en África donde los cristianos sufren persecución y violencia terrorista. Conoce más » 

 

Tú puedes regalar esperanza a los cristianos perseguidos de África

Dona ahora