» TESTIMONIO: “La noche que dispararon a Jesús”

Crisis en Nicaragua

Lo que sucedió al anochecer del 13 de julio de 2018 se conoce en Nicaragua como “la noche en que dispararon a Jesús”.

Dos jóvenes estudiantes murieron en la Iglesia de Jesús de la Divina Misericordia, culminando cuatro meses de protestas que estallaron a finales de abril en la Universidad Nacional Autónoma.

La iglesia, ubicada no lejos de la universidad, se convirtió en un hospital improvisado para atender a los heridos, y unos 200 jóvenes vivieron para contarlo porque fueron rescatados por el padre Raúl Zamora en su camión y por una mujer anónima que, hasta el día de hoy , no ha podido identificarse.

Tal vez eso sea lo mejor, ya que muchos de los que encontraron refugio en la iglesia hoy están en prisión, exiliados o en lista negra por el gobierno, el resultado de una caza de brujas después de un levantamiento civil que comenzó en abril y que, aunque está inactivo ahora, continúa cociéndose a fuego lento bajo la superficie.

“Jesús de la Divina Misericordia estuvo muy cerca de nosotros esa noche”

dijo Zamora el 16 de noviembre. “También le dispararon, y veo que cuando nos dice que estaba recibiendo las balas en nuestro nombre”.

Mientras hablaba, el sacerdote se detuvo para marcar los agujeros de bala que adornan la imagen que se alza al lado del tabernáculo en una capilla lateral. Tiene dos agujeros de bala y la pared tiene muchos otros, conservados a petición de los feligreses como un recordatorio de lo que sucedió.

“Al verlo a través de los ojos de la fe, el Señor es nuestra roca”, dijo Zamora. “Las palabras” Jesús, en ti confío, “se hicieron realidad esa noche”.

La capilla ubicada en la capital del país ha quedado adornada por impactos de bala

La “noche” comenzó realmente alrededor del mediodía del 13 de julio, cuando la policía y las fuerzas paramilitares se alinearon con el gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, atacaron a estudiantes que habían tomado el control de la universidad nacional en abril.

Cuando Zamora descubrió lo que estaba sucediendo, tomó su camión y comenzó a llevar a los estudiantes de la universidad a la iglesia, que servía como un hospital improvisado pero también como un centro donde la gente iba a donar alimentos y otros bienes para los estudiantes.

Alrededor de las seis de la tarde ya no quedaban estudiantes en la universidad, porque todos estaban escondidos en la iglesia. Después de que los estudiantes se movieron, también lo hicieron las balas: 130 agujeros de balas finalmente se contaron solo en el techo de la iglesia. Zamora está convencido de que entre los que atacaron a los estudiantes, hubo muchos que “no tuvieron su corazón en la lucha”, y en lugar de disparar a matar, simplemente dispararon al techo.

La imagen de Jesús de la Divina Misericordia ahora está protegida por plexiglás, pero los agujeros son evidentes, todos en rayos de luz. Para Zamora, ese es un elemento de la evangelización:

“Su misericordia se derrama sobre aquellos que nos dispararon también. Fue una experiencia de fe “.

Zamora solía dirigir un ministerio juvenil en la universidad, pero hoy está prohibido en las instalaciones. Se ha despedido a personas de sus trabajos por tener una foto en Facebook con él, y amigos que todavía trabajan allí le han dicho que en la universidad, que abrió sus puertas nuevamente después de las vacaciones de verano, a los estudiantes se les enseña que sacerdotes y obispos están detrás de un golpe para derribar al gobierno.

A pesar de la violencia, “Dios hizo muchas cosas hermosas esa noche”, dijo Zamora.

“Un estudiante vino a mí por la mañana, cuando las balas se habían detenido, y dijo que aunque era un ateo, si creía en Dios, querría creer en “uno como el tuyo “.”

Alrededor de las 3:00 a.m., la policía apagó la luz y bloqueó el servicio de telefonía celular a quienes se escondían con el sacerdote en su casa, incluidos tres heridos por balas en la universidad. Los jóvenes lloraban y se despedían de sus seres queridos.

Algunos de los 200 hombres y mujeres jóvenes que encontraron refugio en la iglesia esa noche ahora están en la prisión local enfrentando “juicios expresos”, donde no tienen posibilidad de defenderse contra los cargos de terrorismo.

Unas 500 personas, en su mayoría estudiantes que participaron en las protestas contra el gobierno, ahora están en la cárcel.

La Iglesia nicaragüense está sufriendo en estos momentos. Con tu ayuda, puede seguir cumpliendo su misión 

Haz un donativo

 

 

Campamentos de verano en Crimea: la pobreza está más cerca de lo que se cree.

La situación económica de Crimea va de mal en peor. Ayuda a la Iglesia Necesitada organizó campamentos de verano como respuesta a esto.

El padre Joaquín Hernández, secuestrado y asesinado en México

El sacerdote de la diócesis de Saltillo, en el noreste de México fue secuestrado y apareció asesinado el 12 de enero de 2017.

Testimonio de Sor Sandra: un futuro para los pobres de Nicaragua

Sor Sandra es una religiosa entregada a los más pobres de Nicaragua que atraviesan un momento muy duro en medio de la crisis política y social. Ella se ha sentido llamada a ayudar a que...