»TESTIMONIO: Una librería que evangeliza en tierra de talibanes

Religiosas de Pakistán

 

La hermana Ghazia trabaja en la única librería católica que hay en Pakistán. Ella es religiosa de la congregación de las Hermanas Paulinas, cuya misión es hacer presente a Jesucristo ante los paquistaníes, a pesar de las amenazas constantes de los extremistas islámicos.

Hace varios años la librería de las Paulinas en Lahore sufrió serios daños por la explosión de una bomba. En Pakistán la minoría cristiana es blanco de violencia, acoso y persecución a causa de su fe. Los talibanes acusan a las hermanas de poseer material prohibido por el Corán. A pesar del miedo y la tensión que supone vivir en un ambiente como este, las Paulinas han reconstruido la librería y continúan ofreciendo literatura religiosa y catequética, audiovisuales y artículos religiosos. Esta librería es el único centro de distribución de la Biblia católica en Pakistán.

Las 9 hermanas y 11 candidatas son presencia y gracia de Dios entre los fieles. Para ellas es muy importante la formación cristiana, especialmente la de los niños.  Como dice la hermana Ghazia:

“Una fe firme puede sacar a los jóvenes de la pobreza y llevarlos a un futuro mejor”.

Las Paulinas van también a las parroquias de los suburbios para enseñar el catecismo a los más pequeños y explicar a las madres la importancia de educar a sus hijos a la fe. Esta labor de las religiosas es fundamental para la comunidad cristiana de Pakistán que sufre una crisis de identidad y educación desde hace muchos años. Allí los cristianos representan menos del 2% de la población y viven en aldeas muy pobres donde trabajan en régimen de servidumbre. Por esa razón educarlos es un enorme desafío para la Iglesia, para que los cristianos salgan de la ignorancia y la pobreza.

“Para llevar a cabo nuestro servicio necesitamos de nuestros bienhechores y de Ayuda a la Iglesia Necesitada”

“Confiamos en la oración. Es así como dejamos que Jesucristo nos ame y como nosotros compartimos ese Amor, pero para llevar a cabo nuestro servicio necesitamos de nuestros bienhechores y de Ayuda a la Iglesia Necesitada”, concluye la Hna. Ghazia.

Como las Paulinas de Pakistán, muchas religiosas de vida activa y contemplativa viven en países donde la fe es perseguida o donde los cristianos sufren extrema necesidad. Ellas nos necesitan para sostenerse, continuar siendo Iglesia viva y proclamar con valentía la Alegría del Evangelio en los lugares más recónditos y a veces peligrosos del mundo. Tú puedes hacer que miles de religiosas puedan seguir llevando la Luz de Cristo.

Ellas y los cristianos necesitados y perseguidos necesitan que les hagas sitio en tu posada.

Regala Esperanza a miles de religiosas como la Hna. Ghazia, para que lleven el Amor de Dios a los cristianos que más sufren. Hazles sitio en tu posada.

 

Dona ahora