» TESTIMONIO: Mártires del siglo XXI

El padre Fernando Meza asesinado en Colombia

El sacerdote fue asaltado y asesinado por dos delincuentes cuando estaba llegando a su casa

El padre Fernando Meza era un sacerdote entregado a su comunidad de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, en Sincelejo, al norte de Colombia. Por eso, cuando se conoció la noticia de su asesinato nadie pudo salir del asombro. El padre Meza era conocido por todos, se había ganado el respeto y el cariño de sus vecinos, fortaleciendo sus vidas de fe por medio de la celebración de los sacramentos, pero también en la ayuda a los más necesitados a través de las obras de caridad del Santuario Nacional de Fátima. 

El sacerdote, de solo 53 años, fue asaltado cuando iba a entrar en su casa, en la residencia sacerdotal junto a la iglesia parroquial. Dos delincuentes le dispararon cuando se resistió al atraco. Solo dos meses antes había sido también agredido durante un atraco, en el que consiguió salvar la vida.  

En los días siguientes a su muerte, cientos de vecinos de Sincelejo, capital del departamento colombiano de Sucre, salieron a la calle para manifestarse contra la violencia creciente en la zona y para pedir justicia por el asesinato.

“Que el crimen de este sacerdote, de este siervo de Dios, no quede en la impunidad, como tampoco los de otros tantos que han perdido la vida por la inseguridad en Sincelejo y Sucre”

Afirmaba una joven que trabajaba en proyectos sociales de la Iglesia con el padre Meza. 

P. Fernando Meza, asesinado en Colombia

La familia del padre Meza expresó su dolor por la gran pérdida,

“que la sangre derramada por mi hermano sirva para que se haga justicia y cesen tantos crímenes”

Afirmaba su hermano Jaime Meza Luna, “este es un golpe bajo y pido a las autoridades que esta muerte no quede impune. Hoy entendemos el dolor de las madres y familias al perder un hijo por la violencia y la inseguridad que hay en Colombia. Le pedimos a los administradores de la justicia para que la administren de buena forma, que la muerte de este sacerdote sea la gota que rebose la copa amarga”.

Las personas que conocieron al presbítero le definen como un sacerdote con vocación de servicio. Mi cercano a los jóvenes, más desde su entrega al frente de los Cursillo de Cristiandad. Pocos minutos antes de su muerte, celebró la Misa y algunos feligreses recuerdan que estas fueron sus últimas palabras:

“Quien ama su vida, la pierde y el que desprecia su vida en este mundo la conservará en la vida eterna”.

Frase del Papa Francisco: “Pensemos también en la humillación de los que, por mantenerse fieles al Evangelio, son discriminados y sufren las consecuencias en su propia carne. Y pensemos en nuestros hermanos y hermanas perseguidos por ser cristianos, los mártires de hoy, hay muchos. No reniegan de Jesús y soportan con dignidad insultos y ultrajes. Lo siguen por su camino”. Papa Francisco

Muchas personas sufren día a día persecuciones por su fe, en especial los consagrados a Dios, ¿nos ayudas con un donativo para los sacerdotes en zonas conflictivas?

Dona ahora »

70 años del “milagro” de Vinkt: el amor venció al odio

A los tres años de su fundación, Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) fue testigo de un hecho insólito en la localidad belga de Vinkt. 10 años antes, en 1940, en plena II Guerra Mundial,...

Siria se enfrenta al COVID-19 con un sistema de salud deteriorado

Las familias cristianas de Siria han vivido 9 años de guerra y aún no han terminado de reconstruir su vida. Ahora se enfrentan a la pandemia del COVID-19 que se suma a sus...

50 conventos de clausura rezan y nos alientan ante el coronavirus

Conventos de clausura de distintas partes del mundo y a los que normalmente ayudamos, han iniciado hace semanas un auténtico maratón de oración por todos nuestros benefactores,...