» TESTIMONIO: Hna. Edyta Kudryavtseva

Religiosas que viven de la providencia en Ucrania

Así vive la congregación de las Hermanas de María en el Espíritu Santo

Un día, cuando era pequeña, la Hna. Edyta estaba sentada en la cocina de su casa y podía ver un paisaje hermoso por la ventana. “Pude ver los campos y los bosques, me sentí maravillada y en ese momento, al ver el horizonte, sentí la llamada a estar allí.” Sentía que quería estar sola con Dios, rezando, por el resto de su vida. Entonces, respondió a ese llamado en la congregación de las Hermanas de María en el Espíritu Santo. Ahora trabaja en la parroquia de Krasilev, lugar al que los laicos llaman “La tierra prometida”. A la hermana le encanta esta parroquia y todas sus actividades, porque se da cuenta de lo que sucede allí es auténtico y que las personas que van realmente encuentran a Dios. 

“Dios está aquí, está vivo. Lo veo, lo escucho, lo siento”

La Hna. Edyta en su convento de las Hermanas de María en el Espíritu Santo

Por el momento, en el convento hay 7 hermanas: ellas rezan, evangelizan y le ayudan al párroco, el P. Piotr.

La misión de estas hermanas es luchar en la vanguardia y cada día reciben a más hermanas.

Llegan nuevas candidatas y no tienen espacio, viven en una casa muy antigua en la que pasan mucho frío. Las paredes tienen grietas y en algunos cuartos hay moho. Su manera de calentarse es con carbón o leña y solo disponen de un baño, lo que hace que en la mañana se retrasen. Para ellas es difícil vivir ahí, ya que no les permite tener la soledad y el recogimiento que necesitan a la hora de rezar.  Aún así, la hna. Edyta siempre le dice a las jóvenes que en su casa hay vacantes y que son bienvenidas.

En la actualidad, la guerra en Ucrania ya ha empezado y estas religiosas quieren permanecer con su pueblo. La Iglesia en medio de este conflicto sabe cuál es su papel: seguir ayudando a quienes más lo necesitan. Tú puedes ayudarles.

 

Tú puedes ayudar a sostener la labor extraordinaria de estas mujeres en medio del conflicto entre Ucrania y Rusia


Dona ahora »

 

Sor Klara: convirtió su convento de clausura en un refugio de desplazados

Recientemente el convento de las hermanas benedictinas contemplativas ha abierto las puertas para recibir a las personas afectadas por la guerra de Ucrania.

P. Adriy Bodnaruk, sacerdote en Kiev durante la guerra

El P. Andriy Bodnaruk visita a familias en la capital, pero también visita a los soldados en los puestos de control, realiza servicios litúrgicos en los refugios y organiza actividades...

Richard: el seminarista de Nigeria que perdió a sus amigos y familia por su vocación

Los amigos y familiares de Richard rechazaron su decisión de ser sacerdote e incluso cortaron su relación. Conoce su testimonio de fe.