» TESTIMONIO: “Los sacerdotes también sentimos la tentación de marcharnos”

Venezuela

Las dificultades a las que están expuestos los religiosos, religiosas y sacerdotes no son solo económicas

El padre Ángel Colmenares sirve en una parroquia muy pobre de Catia La Mar, en la costa central de Venezuela. La crisis de Venezuela tiene numerosos rostros. Entre todos ellos hay una parte minoritaria de la población de la que poco se ha contado en las crónicas y noticias que llegan desde el país sudamericano. Se trata de los sacerdotes y miembros del clero. Y es que la Iglesia venezolana está sufriendo las mismas situaciones que el resto de la sociedad, solo que cuesta pensar que figuras que dan tanto a los demás y especialmente a los más necesitados, padezcan carestía de todo: alimentos, medicamentos y demás.

“Para poder subsistir doy clases en un colegio y atiendo la capellanía de un hospital. También doy clases en el seminario y con eso apenas puedo mantenerme”, asegura el padre Ángel Colmenares, un joven sacerdote de la Diócesis de La Guaira.

“Existen muchas tentaciones en estos tiempos de crisis. La principal es la de acomodarse, porque como estamos pasando malos momentos, uno cae fácilmente en pensar que ya no podemos hacer nada para solucionarlo.”

Otra tentación fuerte, debido a las numerosas necesidades materiales, es la de marcharse del país. Más de 4 millones de personas han abandonado Venezuela en los últimos años para tener mejores condiciones de vida, según datos de Naciones Unidas.

“Nosotros los sacerdotes también sentimos la tentación de marcharnos del país, porque en otras partes también necesitan sacerdotes. Cuando la familia tiene problemas y los padres o hermanos no tienen cómo mantenerse, salir fuera sería una oportunidad para ayudar».

P. Ángel Colmenares, diócesis de La Guaira

Pero las dificultades a las que están expuestos los religiosos, religiosas y sacerdotes no son solo económicas.

En el último año una decena de sacerdotes han tenido que salir del país para recibir atención médica y al menos 4 han fallecido por falta de medicamentos básicos en tratamientos de cáncer o diabetes.

A esto también se suman casos de violencia y robo, como el del padre Irailuis García, de Barquisimeto, asesinado durante un atraco en julio de 2018.

El P. Ángel recorre las calles, senderos y escaleras del barrio de Ezequiel Zamora, una zona muy pobre en las colinas de la ciudad de Catia La Mar. Llegó recién ordenado sacerdote hace sólo dos años. Algunos vecinos le saludan muy contentos al verle, cuando va a atender la Misa a la iglesia parroquial o a las otras tres capillas de la parroquia, “algunos ven impensable pasear por aquí, porque es una zona conflictiva, pero quiero estar cerca y transmitir el Evangelio con alegría, sin escatimar en tiempo y ayuda para todos”.

En estos tiempos de dura crisis en el que el ambiente general es el de sobrevivir y tratar de buscar lo suficiente para poder comer, el padre Ángel se ha convertido también en dinamizador de la comunidad, padre, hermano, e incluso constructor. “Estamos quitando el muro que tenía alrededor el templo, para hacer ver que la Iglesia está más cerca ahora de la gente. Hemos tenido que arreglar el tejado y acondicionar varias salas para la catequesis”.

“Cuando propones cosas grandes a las personas, éstas están dispuestas a hacerlo, pese al reto. Económicamente aquí las familias no tienen muchos medios, pero incluso ellos aportan para los cambios en el templo. Otro tanto lo doy yo de los estipendios de Misa que recibo, así poco a poco lo vamos consiguiendo. Para el Señor hay que dar lo mejor”, comenta el sacerdote,

“También animo a todos a estar siempre alegres y dispuestos, para contagiar a todo el barrio que aquí está el Señor, que aquí hay una verdad.

El único mandamiento que repite Jesús en el Evangelio es que estemos alegres: dice, lo repito estén alegres. El Señor quiere que estemos alegres, y a pesar de las dificultades tenemos que mostrar a todos la alegría de Cristo resucitado.”

Ayuda a la Iglesia Necesitada está siendo el apoyo de la Iglesia venezolana en estos duros momentos. El padre Ángel recibe ayuda económica a través de estipendios de Misa. También ha recibido apoyo para una necesidad insustituible para la parroquia, un tanto curiosa: una cama, una lavadora y un frigorífico.

El sacerdote reconoce que con este último pueden mantener algunos alimentos que distribuyen entre los necesitados, también son una ayuda para los comedores sociales que tiene la diócesis en distintos centros parroquiales, para que no se estropee la carne y la fruta con la que alimentar a los que acuden en busca de este sustento.

Ayuda la Iglesia Necesitada apoya a los sacerdotes venezolanos con estipendios de Misa que ayudan a toda su comunidad. Tú puedes contribuir también.

Dona ahora »

 

TESTIMONIO: Fazendas de la esperanza en Argentina

Analía Rodríguez es la encargada de las Fazendas de Esperanza Argentina, cuenta su testimonio de abusos y cómo los venció gracias a encontrarse con Dios en las Fazendas de Esperanza....

Mozambique: Carmelitas, en territorio de ataques yihadistas

Las carmelitas Teresas de San José de Mozambique, viven allí desde hace 16 años. A finales de mayo, estas religiosas se vieron obligadas a abandonar su casa y su localidad, ante la...

La iglesia dedicada a san Juan Pablo II en La Habana está casi completa

El sueño de Ricardo es ver construido el templo dedicado a San Juan Pablo II en La Habana. La obra está por completarse, lo cual hace que Ricardo se emocione al recordar los 25 años que...